Los grandes supermercados británicos sufren los bajos precios de la competencia

stop

CAMBIO DE HÁBITOS DE CONSUMO

Uno de los establecimientos de Lidl en España

en Barcelona, 23 de abril de 2015 (13:21 CET)

La cadena de supermercados Sainsbury's, una de las grandes compañías de distribución alimentaria en Reino Unido, planea despedir a 800 trabajadores. La empresa ha informado hoy que esta decisión forma parte de una reestructuración de sus operaciones, ante las malas previsiones de negocio.

La firma británica ha indicado que estos despidos contribuirán a reducir costes por importe de 500 millones de libras (698 millones de euros) en los próximos tres años.

Competencia de los 'low cost'

El anuncio de Sainsbury's llega un día después de que su rival Tesco anunciase pérdidas de casi 8.000 millones de euros durante el ejercicio pasado. En el año anterior, la compañía había obtenido unos beneficios de 1.355 millones.

Ambas compañías, tradicionalmente líderes en Reino Unido, están sufriendo el desgaste causado por los bajos precios que ofrecen otras empresas, con menos antigüedad en el sector, como Lidl y Aldi. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad