Los ganaderos apuntan a Lactalis, Celta, Larsa, Vegalsa y Gadis

stop

Abandonan Santiago después de una semana de protestas e inician el reparto por comarcas para bloquear las industrias lácteas y los grupos de distribución de Galicia. Nestlé, en Pontecesures, la primera en caer

Los tractores bloquean la nave de Larsa en Vilagarcía

en A Coruña, 12 de septiembre de 2015 (02:33 CET)

El pasado jueves por la noche ya habían anunciado sus intenciones, pero el fracasado encuentro con el presidente de la Xunta pospuso la puesta en marcha del plan por parte de los ganaderos concentrados en Santiago: disolver la concentración y dirigirse a los centros de producción. No fue hasta la asamblea celebrada este viernes por la tarde cuando decidieron repartirse por comarcas para bloquear todas las industrias lácteas de la comunidad y las rutas de recogida para generar una huelga de entregas en la que "no entre ni salga ni una gota" de Galicia.

La primera en caer ha sido la planta de Nestlé en Pontecesures, pero los tractores, que se han ido poniendo en marcha progresivamente, partían con destinos claros: las instalaciones de Logística Alimentaria en Sigüeiro, en el vecino Concello de Oroso; Lactalis, en Vilalba; Larsa, en Vilagarcía y Outeiro de Rei, y Celta en Pontedeume, entre otros. Este sábado por la mañana ya estaban bloqueadas, además de las de Nestlé, las dos de Larsa; Feiraco, en Negreira, y la planta de Leite Río, en el polígono de O Ceao.

La distribución en el punto de mira

Los portavoces de la Plataforma en Defensa do Sector Lácteo llaman a los ganaderos a actuar con responsabilidad, "no tirar leche" y no ejercer la violencia. Confían en que, con cinco días de movilización, conseguirán garantías por escrito para precios sostenibles. Entienden que con el bloqueo de las entradas y salidas de las centrales lecheras, las industrias dejarán de recoger a los ganaderos como represalia, provocando de facto una huelga de entregas en Galicia.

También hablaron en la asamblea de los pasos a seguir. El siguiente afecta a otro eslabón de la cadena: la distribución. Con el aumento de las medidas de presión, los ganaderos han puesto su punto de mira en las plantas logísticas de los gigantes gallegos Vegalsa, en Sigüeiro, y Gadisa, en el polígono de Piadela (Betanzos).

Bloqueo a Día

Mientras aumenta la presión sobre las distribuidoras, una de las primeras víctimas de los ganaderos, la firma DIA, ha logrado sacar por primera vez en varios días cinco camiones de reparto (sin productos lácteos) de su planta logística de Mercagalicia, en Santiago, para abastecer a su red comercial y franquiciados.

Los ganaderos han decidido suavizar el bloqueo después de que la multinacional ordenase un cierre patronal. Lo hacen, dicen, para no perjudicar a los trabajadores de la planta de DIA.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad