Alfredo Ramos se estreno este jueves como director general de R ante los medios después de toda una vida en la compañia

Los galones de la antigua R en la nueva Euskaltel

Dos directivos de R, Alfredo Ramos e Isidro Fernández, sobreviven a los ceses y ocupan puestos de responsabilidad en la Euskaltel que diseña Zegona

La junta de accionistas de Euskaltel servirá como inicio simbólico de la nueva etapa que abre el grupo de telecomunicaciones que absorbió a la cablera gallega R y la asturiana Telecable. En lo que va de año, la operadora vasca cambió de primer accionista, de consejero delegado y cesó a una veintena de directivos. La junta servirá para que tomen asiento los nuevos consejeros del fondo británico, Eamonn O’Hare y Robert W. Samuelson, en medio de un proceso de “reorganización interna” que probablemente acarree nuevas salidas de personal.

Al menos, el primer ejecutivo del grupo dejó esa puerta abierta. José Miguel García aseguró que la compañía necesita “simplificar” su estructura para lograr una organización “más rentable” y “competitiva”. Ese nuevo ordenamiento pivotará sobre seis áreas: mercado masivo, dividida en las unidades de negocio de ventas y marketing; mercado empresas, fábrica –resultado de la integración de las direcciones de red y de operaciones--, dirección financiera y recursos humanos.

Los directivos de R que resisten

En este nuevo diseño, dos directivos procedentes de R ocuparán puestos de responsabilidad. Alfredo Ramos, un histórico de la cablera gallega, estará al frente de ventas. El directivo coruñés, curtido en el área comercial durante la etapa de Arturo Dopico, se convirtió en director general de R tras la venta a Euskaltel y la salida del consejero delegado que marcó la trayectoria de la teleco gallega. Anteriormente ya había estado al frente de la división residencial y del área comercial y de marketing, por lo que su nuevo cargo traza una clara continuidad.

El otro directivo que resiste es Isidro Fernández, quien ocupó la dirección de marketing empresas en la cablera con base en A Coruña. En la nueva estructura de Euskaltel, que pretende una simplificación del comité de dirección, se colocará al frente del área de mercado empresas.

¿Cómo afectarán a R los cambios de Zegona?

Con el nerviosismo instalado en la plantilla desde que Zegona tomó los mandos del grupo vasco por el temor a un posible tijeretazo, el consejero delegado no ayudó demasiado a apaciguar los ánimos. En declaraciones a Radio Euskadi aseguró su intención de conservar las tres marcas –Euskaltel, R y Telecable—por su arraigo en el territorio, pero matizó que la reorganización del grupo conllevará que conformen “una sola entidad operativa”.

Fuentes de Euskaltel aclaraban que no está sobre la mesa una operación similar a la realizada con R, cuando absorbió Telecable, sino la simplificación del equipo directivo y el desarrollo de estrategias conjuntas.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad