Los gallegos ricos del exterior abandonan la inversión inmobiliaria

stop

La crisis acaba con las, hasta ahora, habituales compras por parte de emigrantes que hicieron fortuna en México y Venezuela

Viviendas en venta

02 de enero de 2013 (20:32 CET)

Durante años, emigrantes gallegos que hicieron fortuna en el exterior han invertido en propiedades en la comunidad gallega. Algunos de los casos más conocidos se encuentran en la provincia de Ourense, donde era habitual que, mayoritariamente, gallegos que montaron negocios en México y en Venezuela adquiriesen luego inmuebles de valor alto en la comunidad gallega. Sin embargo, este mercado también ha acabado por estancarse en mitad de la crisis, tal y como aseguran desde la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein).

Según indican numerosas fuentes consultadas dentro del sector inmobiliario gallego, las inversiones de este tipo de cliente han caído considerablemente en el último año. “Antes era habitual que muchos empresarios que habían hecho fortuna fuera hiciesen inversiones de este tipo en Galicia. Compraban pisos y también muchos garajes, pero ahora mismo el mercado está estancado. El cliente mexicano ha bajado mucho su perfil, mientras que el venezolano ha desaparecido casi por los problemas con los que se encuentran para sacar su patrimonio fuera del país”, comenta Benito Iglesias, presidente de Fegein.

Mercado de lujo

Con este mercado secundario casi paralizado, las inmobiliarias gallegas explican como, en estos momentos, los inversores en inmuebles de alta gama han descendido considerablemente y han variado su perfil. “En estos momentos, el mercado de lujo está mayoritariamente en manos de las familias ricas de Galicia. Están aprovechando que pueden adquirir pisos que antes podían rondar el millón de euros por casi la mitad, pero es un mercado muy reducido”, explican.

Así, el sector destaca que la comunidad gallega no entra dentro de los circuitos de compra de los inversores rusos y chinos, que están adquiriendo cada vez más propiedades en el Mediterráneo.

Rusia y China

De hecho, el aumento de compra de inmuebles por parte de extranjeros de ambas nacionalidades movió al Ejecutivo español a plantearse, el noviembre pasado, otorgar un permiso de residencia a quienes adquiriesen una vivienda en España por importe superior a los 160.000 euros. La medida fue desechada posteriormente tras la polémica que generó.

“El comprador ruso con alto poder adquisitivo está fuera del circuito de mercado de Galicia mientras que el perfil de inmuebles que adquiere el comprador chino en la comunidad es de tipo bajo. Es un mercado muy cerrado y, normalmente, son los empresarios los que compran viviendas muy baratas que luego arrendan a sus trabajadores, que también son compatriotas”, comentan fuentes del sector inmobiliario.

Cambio de perfil

Según los profesionales del sector, más allá de estos perfiles de inversores, el comprador de vivienda tipo en Galicia ha variado este 2012. “Al estar el crédito tan restringido, hemos visto como ha subido mucho la compra de viviendas de perfil más bajo por parte de personas de más de 50 años, que han decidido invertir en inmuebles en vez de dejar sus ahorros en las entidades bancarias. Acostumbran a adquirir pisos de bajo precio para destinar directamente a alquiler”, explican desde Fegein.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad