Los gallegos pagan por la gasolina el doble de lo que cuesta producirla

stop

Estaciones de servicio de A Coruña, debido a su cercanía a la refinería de Repsol, y de Tui, para competir con Portugal, ofertan los precios más bajos de la comunidad

Gasolinera

25 de enero de 2014 (23:52 CET)

Los gallegos pagan por los carburantes el doble de lo que cuesta fabricarlos. Los carburantes de uso más común, gasolina 95 y gasóleo de automoción (A), alcanzan sus precios de venta al público en las estaciones de servicio de Galicia después de pasar por los talleres de costura del Ministerio de Hacienda y de la Consellería de Economía, que le hacen a las gasolinas hasta tres trajes a la medida. Entre todos representan un sobrepeso del 100% sobre el precio de fábrica que ponen en el mercado las distintas compañías productoras.

Según datos del Ministerio de Industria, los precios vírgenes de los combustibles tal y como salen de la refinería (a los que se suman en primer lugar los márgenes de distribución y comercialización hasta el punto de venta) alcanzan en Galicia un promedio de solo 69,8 céntimos por litro en el caso de la gasolina 95, y de 76,7 céntimos por litro si se habla del gasóleo de automoción.

Esto, naturalmente, sin el triple traje de los impuestos directos, indirectos y los recargos. Por el contrario, en las estaciones de servicio los valores se sitúan, de media, en el entorno de 1,38 euros (gasolina 95) y 1,34 euros el litro (gasóleo).

100% de carga fiscal

Los corsés fiscales con los que las administraciones públicas visten a los carburantes proceden de la aplicación del 21% de IVA y del 24,2% del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos. Además, en el caso de la Xunta, se aplica otro recargo a mayores como consecuencia del céntimo sanitario con que se grava cada litro que los consumidores repostan en las estaciones de servicio en la comunidad autónoma.

De este modo, llenar un depósito medio de 55 litros cuesta en Galicia un promedio de 80 euros. Sin embargo, en el hipotético caso de que los carburantes no tuviesen esta carga tributaria llenar el tanque del vehículo saldría en número redondos por unos 38 euros.

En una extrapolación más amplia, si el vehículo rodase en torno a 10.000 kilómetros al año (600 kilómetros cada tanque), debería llenar aproximadamente unas 12 veces el depósito. La diferencia, entonces, es más evidente: un usuario medio se gasta en carburante en torno a 1.000 euros al año, sumando precio virgen e impuestos, mientras que sin estar gravados por las figuras tributariass el precio a pagar sería de 460 euros. En muchos casos, sin ese recargo fiscal del 50,5% el consumidor podría abonar, por ejemplo, la prima del seguro obligatorio del vehículo.

En el sitio adecuado

No obstante, dentro de esta pasarela de precios finales de carburantes vestidos por Hacienda y la Xunta (que, a pesar de todo, no son los más altos ni de las comunidades autónomas, ya que el récord lo tiene Baleares, ni de la UE), existen en Galicia varios oasis para poder repostar con valores que permiten ahorrar a lo largo del año una horquilla que varía entre los 60 euros del gasóleo A y los casi 100 euros de la gasolina 95.

Se trata de la estación de servicio del centro mayorista de alimentación Makro, en su sede del polígono de A Grela, en A Coruña, que ofrece el precio de 95 más económico; y de la gasolinera que el centro comercial Outlet Tui posee en esa localidad pontevedresa, a tan solo un kilómetro de Portugal, con el coste por litro de gasóleo más bajo de toda la comunidad, según Industria.

Precisamente, estas referencias geográficas, curiosamente en dos de los extremos territoriales de la comunidad gallega, son las que hacen posible fijar a estos suministradores los precios de carburantes más bajos de toda la red galacia. En el caso de A Coruña, se combinan de forma favorable varios factores: primero, la proximidad con la refinería de petróleo de Repsol, de modo que los costes de distribución se reducen al mínino; y, segundo, es también una zona urbana de mucho tránsito de vehículos, lo que representa una clientela cautiva que justifica los precios a la baja. En Tui, donde el carburante con el precio más bajo de Galicia es el gasóleo A, su gancho principal es por su cercanía con Portugal, donde el carburante está a más de 1,5 euros el litro.

Comparados con la UE


Si se realiza la comparación Galicia-UE, el resultado es desigual, porque los gallegos salen claramente perdiendo cuando se trata de carburantes sin impuestos, y ganando si se le aplican los tributos de cada país en particular. Así el precio medio de gasolina 95 en la UE sin carga fiscal es de 65 céntimos (en Galicia 69,8), según los datos de la UE y del Ministerio de Industria; en tanto que con impuestos, la media se pone en 1,57 euros por litro (1,38 en Galicia).

Del club de los Veintiocho, incluida Croacia aunque no esté en la Eurozona, el precio más alto con impuestos se lo adjudica Italia, con más de 1,70 euros el litro. Si fuese sin carga fiscal, el más caro sería en Bulgaria, con 0,73 céntimos de euros cada litro. Por otra parte, solo Rumanía (1,22 euros), Polonia (1,27), Chequia (1,31), Bulgaria (1,32), Croacia (1,34), Hungría (1,35) y Austria (1,35 euros), tienen, como promedio, la gasolina más barata que la gallega.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad