De izquierda a derecha, Jaime Martínez-Bordiu, Francis Martínez-Bordiu y Carmen Martínez-Bordiu, nietos del dictador

Los Franco manejan un patrimonio millonario en una red de doce empresas

stop

Los Franco poseen inmobiliarias, aparcamientos y consultoras en un grupo que tiene su epicentro en Madrid y atesora unos 90 millones de patrimonio

Rubén Rodríguez

Economía Digital

De izquierda a derecha, Jaime Martínez-Bordiu, Francis Martínez-Bordiu y Carmen Martínez-Bordiu, nietos del dictador

en A Coruña, 30 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Un edificio de la calle Hermanos Bécquer convertido en la más popular residencia familiar de los Franco, es también domicilio para un grupo de empresas que manejan la herencia del dictador desde el madrileño barrio de Salamanca. Inmobiliarias, consultoras o aparcamientos tienen su sede social en la vivienda que ocupó la recientemente fallecida Carmen Franco Polo, dejando tras de sí dos títulos nobiliarios, cargos en una veintena de empresas y propiedades como los dos palacetes gallegos, Casa Cornide y el Pazo de Meirás, ubicados en la provincia de A Coruña.

Precisamente, la intentona de uno de los nietos del dictador, Francisco Franco Martínez Bordiu, de vender el inmueble de Meirás a una de las empresas domiciliada en Hermanos Bécquer, Pristina SL, permite rastrear las sociedades vinculadas a la familia y en las que están presentes los siete hermanos.

Aunque numéricamente son más, algunas de ellas inactivas desde hace años, las empresas clave son doce, siete de ellas con sede en el famoso edificio de siete plantas del barrio de Salamanca. No conforman un grupo empresarial consolidado, pero, tomadas en conjunto, manejan un patrimonio que ronda los 90 millones.

El papel de Francis Franco

En la estructura juega un papel clave Francis Franco, que semanas atrás aseguraba en una entrevista en Antena 3 que la fortuna de la familia no era tal y que las cifras que se manejaban eran poco menos que barbaridades. El hijo mayor de Carmen Franco Polo, que ya asesoraba a su madre en los negocios familiares, es quien más cargos ostenta.

Es consejero en Sargo Consulting, donde tienen asiento todos los hermanos. La consultora es una sociedad importante, socia única de otras empresas de la familia. Carmen Franco cobraba como administradora de Sargo una remuneración anual que superaba los 55.000 euros. El patrimonio de esta sociedad supera los 17 millones.

Inmobiliarias y aparcamientos

Francis Franco es administrador único de Pristina, la inmobiliaria a quien quería traspasar el pazo de Meirás ante la ofensiva de la Xunta para que vuelva a ser de titularidad pública. Esta empresa tiene un patrimonio de 13,7 millones y maneja activos por valor de 18,5 millones. También es presidente de Estacionamientos Urme, sociedad dedicada a gestionar garajes en Madrid y que absorbió a otra de las empresas de la familia, Proazca. El patrimonio asciende a 1,1 millones.

El hijo mayor de Carmen Franco es también administrador único de la inmobiliaria Montecopel, con 12,3 millones de patrimonio y 16 millones en activos.

Las empresas de la calle Hermanos Bécquer

Todavía restarían tres empresas más para completar las siete que tienen domicilio en el edificio madrileño. Al igual que Sargo Consulting, dos de ellas también tienen un consejo de administración del que forman parte los nietos del dictador.

La más importante es Fiolasa, con un patrimonio de 20,5 millones y unos ingresos por arrendamientos de alrededor de 500.000 euros anuales. Arroyo de la Moraleja sumaría otros 8 millones de patrimonio. En el consejo, además de Francis Franco, están Cristóbal Martínez Bordiu y su hermana Mariola. La empresa continúa activa aunque no registra movimientos desde 2011. La familia tiene un chalet en La Moraleja (Madrid).

Finalmente, en el barrio de Salamanca también tiene su sede Ocnarf, dedicada a la comunicación y publicidad y propiedad de Carmen Martínez-Bordiu. Tiene un capital social de tres millones.

Jaime y 'Mariola' desarrollan sus propias empresas

A pesar de las numerosas ventas realizadas por la familia tras la muerte del dictador, la red de empresas de los Franco se extiende más allá de Hermanos Bécquer. En Villanueva de la Cañada, Jaime Martínez Bordiu controlaba dos empresas, ambas actualmente inactivas, Cronical Business y Francoveda. El año pasado, sin embargo, creó junto a su mujer, Marta Fernández, la inmobiliaria Mardiu Business con 1,4 millones de capital.

María de la O Martínez Bordiu, conocida como Mariola, es administradora de Domarma, con 5 millones de patrimonio. Está empresa está vinculada a Grupo Didra, de la familia de constructores Ardid Villoslada, la familia política de Mariola. El Gran Hotel Velázquez de Madrid es una de las joyas de la cartera de la compañía.

Más inmobiliarias y una 'tabacalera' enfocada al ladrillo

La docena de empresas con más capital y patrimonio de los Franco se completa con Marletmakai, una inmobiliaria de María del Mar Martínez Bordiu con 4,5 millones de capital; y con Borma 27, también dedicada al ladrillo y con 4,6 millones de capital. Esta última es propiedad de María Aranzazu Martínez Bordiu.

Francis Franco también ha reactivado la sociedad Tabacmesa, dedicada a la comercialización de tabaco y con 5,4 millones de patrimonio. Esta empresa llevaba años inactiva, pero ha cambiado su objeto social para convertirse en inmobiliaria y ha reabierto su hoja registral.

La fortuna de los Franco

El patrimonio conjunto de esta docena de sociedades ronda los 90 millones de euros. No están incluidas propiedades importantes, como el Pazo de Meirás, que la familia trata de vender desde el verano por 8 millones a través de una inmobiliaria cántabra.

Las estimaciones sobre la fortuna de la familia, que tan descabelladas consideró Francis Franco, tienen fundamento en muchas de las ventas que se realizaron tras la muerte del dictador. Carmen Franco siempre alegó que era muy costoso mantener esas propiedades a pesar de haberse desprendido muy pronto del Palacio del Canto del Pico, en Torrelodones, por 300 millones de pesetas; o de diversas fincas y parcelas en Marbella y Jaén, así como de los apartamentos de la playa de Campoamor en Alicante.

El periodista Mariano Sánchez, autor del libro Los Franco SA, estimaba que, a la muerte del dictador, la fortuna de la familia estaba por encima de los 1.000 millones de pesetas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad