Los 'flecos' de Euskaltel: el crédito para comprar R se retrasa

stop

La compañía vasca no ha firmado aún con la banca el préstamo para hacer frente al pago de la operación de integración con la cablera gallega

Arturo Dopico, ex consejero delegado de R, y  Alberto García Erauzkin, presidente de Euskaltel

en A Coruña, 01 de octubre de 2015 (00:14 CET)

De momento no hay acuerdo, al menos firmado, entre R y Euskaltel. A pesar de que ambas compañías se habían comprometido a tener la documentación lista antes del 30 de septiembre, la realidad es que parece que la rúbrica se va a demorar un poco más. El presidente de Euskaltel, Alberto García Erauzkin, reconocía este miércoles que las negociaciones estaban "muy avanzadas", pero también apuntaba a la existencia de unos "flecos" que podrían retrasar la operación.

En un informe presentado ante la CNMV el pasado 28 de julio, Euskaltel ya contemplaba la posibilidad de que las gestiones se pudiesen alargar y, por ello, estableció una prórroga de 15 días para tener todo cerrado. Con las dos partes de acuerdo en los términos fundamentales de la propuesta, que supondría la creación de un grupo de telecomunicaciones líder en el norte de España, todo parece indicar que los "flecos" tienen más que ver con la financiación de la operación.

Préstamo sin cerrar

La empresa vasca aún no ha cerrado con los bancos la suscripción del crédito de cerca de 900 millones de euros que necesita para culminar la operación. Las tres principales entidades españolas -Santander, BBVA y Caixabank- el francés BNP, el holandés ING y Kutxabank -primer accionista de Euskaltel-, serán los encargados de aportar los fondos que permitan hacer frente al pago en metálico de 600 millones de euros a los accionistas de R -Abanca y el fondo CVC-. Lo que falta hasta completar los 1.155 millones en que se ha fijado el valor de compra de la operadora gallega se entregarán en acciones de la compañía resultante, a excepción de los 255 millones de deuda de R que asumirá Euskaltel. Los 300 millones sobrantes del préstamo servirán a la compañía vasca para refinanciar la deuda de R, que asciende a 303 millones. Cuando el acuerdo con las entidades financieras se cierre, vendrá la compra.

Al término de un acto en Bilbao, García Erauzkin ya anunciaba que la reunión del consejo de Euskaltel este miércoles era un "avance importante dentro del proceso", pero "no es la terminación de la operación". Por Galicia siguen a la espera de que se concrete la propuesta para ser remitida a los respectivos consejos de administración, que tendrán que dar el visto bueno. Posteriormente, será Competencia quien se pronuncie. Fuentes próximas a la negociación estiman que la respuesta del organismo regulador podría demorarse un máximo de ocho semanas. No obstante, el presidente de Euskaltel es optimista y confía en que el proceso culmine a mediados de noviembre. Todo dependerá de los bancos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad