Luis Fernández Somoza | EFE

Los Fernández Somoza invierten millones en su regreso al transporte de mercancías

stop

El brazo inversor de Luis Fernández Somoza, expropietario de Azkar, compra la firma de paquetería TDN, que pasan a administrar sus hijas Susana y Belén

en A Coruña, 04 de abril de 2018 (05:00 CET)

Cinco años después de que Luis Fernández Somoza vendiera Azkar a la alemana Dachser, la familia del empresario vuelve a la primera línea directiva de una empresa de transporte y logística, un terreno que nunca abandonaron del todo debido a las operaciones de Transportes Auto Radio, controlada por Inversiones Subel. Ahora, otro de los brazos inversores de los Fernández Somoza, Carteson, toma el mando de una empresa cinco veces mayor, la firma de paquetería industrial TDN.

Con 35 años de trayectoria y unos 50 millones de facturación, TDN arrastra una importante crisis en los últimos ejercicios, acumulando pérdidas y requiriendo de apoyo financiero de los socios. Carteson controlaba a cierre de diciembre del año pasado el 84,7% del capital, trazando un camino de ida y vuelta, pues el propio Luis Fernández Somoza fue uno de los fundadores de la empresa.

Susana y Belén Fernández Paradela, al frente

La toma de control por parte de los Fernández Somoza se fraguó a lo largo de dos años. En noviembre de 2015, Carteson se hizo con el 49% de TDN, adquiriendo parte de las acciones que estaban en manos de Cafrayo, la sociedad del antiguo propietario Carlos Aremayo. En diciembre de 2017, la junta extraordinaria de accionistas del día 4 en el Centro de Transportes de Coslada ya la presidía Susana Fernández Paradela, como representante del 84,7% del capital que tenía Carteson. El 15,3% restante seguía en manos de los antiguos dueños.

El cambio de propietario conllevó también la salida de Carlos Aremayo como administradores de la sociedad y la entrada como administradoras solidarias de Susana y Belén Fernández Paradela, las hijas de Fernández Somoza,  que, como adelantaron en diciembre varios medios especializados, han ido tomando cargos en las distintas filiales. Aremayo se había hecho con la compañía en 2010, coincidiendo con la salida del histórico consejero delegado de la firma, Manuel Álvarez, y la fusión con Lodis (Transportes Dilocal).

TDN

Centro de Transportes de Coslada y camiones de TDN / TDN

Préstamos millonarios

Aunque los detalles de la operación y las cuantías no han trascendido, es seguro que los Fernández Somoza han destinado ya millones a TDN. La última memoria de la empresa refleja un préstamo participativo de 1,5 millones concedido por Carteson en septiembre de 2015, poco antes de que entrara en el accionariado. Un segundo préstamo de 6,3 millones en enero de 2016, y una tercera inyección de 800.000 euros en septiembre de ese mismo año. En conjunto, 8,6 millones. 

La irrupción de los Fernández Somoza está a medio camino entre la compra y el rescate. TDN, con unas 40 naves propias desplegadas por territorio español, viene necesitando apoyo financiero desde 2010 debido a la sucesión de resultados negativos. La empresa cerró 2016 con un agujero patrimonial de casi 7 millones.

Como hiciera Luis Fernández Somoza con Azkar, la familia toma las riendas en plena crisis de una empresa con 400 trabajadores y una imporante red de instalaciones, con 157.000 metros cuadrados en almacenes y otros 14.000 en oficinas, según detalla en su página web. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad