Los fármacos continúan sin llegar al rural gallego

stop

Las medidas de ahorro farmacéutico derivan en falta de medicamentos pasado ya un mes de su aplicación

Farmacia

24 de julio de 2012 (23:29 CET)

Las farmacias gallegas siguen denunciado problemas de abastecimiento derivadas de las medidas puestas en marcha por el Gobierno central para favorecer el ahorro y que obligan a la dispensación del medicamento de precio más bajo. Un mes después de los incidentes más significativos, que tuvieron lugar la primera semana de julio, los farmacéuticos indican que quienes lo tienen más crudo son las oficinas enclavadas en el rural. Demasiadas en Galicia.

Según explica el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ourense, Vicente Álvarez, muchas de las oficinas farmacéuticas de los concellos del rural siguen sin estar abastecidas correctamente, lo que, pasado un mes de los problemas iniciales, se convierte en demasiado tiempo para los clientes.

Las distribuidoras no llegan

“Entendemos que cuando el Sergas dice que ya no hay desabastecimiento no actúa de mala fe pero es que tiene un concepto distinto de desabastecimiento. Los almacenes pueden ya tener los medicamentos, pero si no llegan a todas las farmacias, entonces esas farmacias están desabastecidas, y eso es lo que está pasando”, explica.

Según comenta, no todos los proveedores se desplazan a todos los puntos de la geografia gallega. “Si mi proveedor no tiene ese medicamento, que es el de precio más bajo y es el que tengo que dispensar, yo estoy desabastecido, y los clientes se están yendo a sus casas sin los fármacos que necesitan”, comenta.

Problemas propios


Galicia tiene un atranco añadido en el problema de abastacimiento farmacéutico que hay en España. Al tener instaurada receta electrónica al 100% no es posible que si el medicamento de precio más bajo está agotado, se pueda dispensar el siguente medicamento con el mismo principio activo en la lista de precio menor.

Esta solución, que no es posible en Galicia, es a la que hacen referencia los pequeños laboratorios que rebajaron el precio de sus principios activos hasta establecer el precio menor de los mismos para España. “Siguiendo la normativa de ahorro que escogió el Gobierno, estos laboratorios que ni siquiera tienen gente en plantilla, ofrecieron una rebaja tan grande de sus productos que se convirtieron en los que había que dispensar por precio más bajo. Sin embargo, cuando se aplicó esta normativa se dijo que los laboratorios debían comprometerse a abastecer el mercado, y ellos no lo han hecho, no son capaces”, explica Álvarez, poseedor de una pequeña farmacia en o Barco de Valdeorras, que como muchas otras, asegura, está teniendo problemas de abastecimiento de medicamentos de uso habitual.

“Ahora mismo, por ejemplo, tenemos problemas con el Losartan”, explica en referencia a un medicamento recetado para la hipertensión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad