Los farmacéuticos de Castellón se suman a la propuesta de cierre del resto de colegiados

stop

TRES DÍAS CONSECUTIVOS

15 de diciembre de 2011 (11:52 CET)

Las farmacias de la Comunitat limitarán sus servicios los próximos 19, 20 y 21 de diciembre para mostrar el descontento de los farmacéuticos por el retraso de la Generalitat en los pagos comprometidos. La espera por cobrar cerca de 600 millones de euros se ha hecho insostenible, tras varios meses soportando sin la ayuda pública la carga de las facturas a proveedores, lo que ha movido al colectivo a decidirse por el cierre de los establecimientos en vísperas de las fiestas navideñas.

A la propuesta, que fue inicialmente promovida por el colegio de farmacéuticos de Valencia, se han sumado los boticarios de las provincias de Alicante y Castellón. Éstos últimos lo aceptaron en una asamblea extraordinaria celebrada la tarde de este miércoles con la mayoría de los votos a favor (181) y con tan sólo uno en contra.

Varios desencuentros


Esta no es la primera vez que se enfrentan los farmacéuticos con el Gobierno valenciano. El pasado verano la Generalitat presentó un nuevo calendario de pagos ante la presión del sector. En ese momento, los boticarios estaban a la espera de cobrar en julio los pagos correspondientes a las recetas dispensadas en mayo, sin embargo, no fue hasta principios de noviembre cuando el Ejecutivo desembolsó la mitad de lo prometido. “El Gobierno autonómico ha financiado los medicamentos hasta el 15 de mayo mientras el farmacéutico ha pagado de su bolsillo hasta el día de hoy”, según ha señalado a Economía Digital el miembro del colegio de Castellón, Francisco Delgado.

Protestas a las puertas de Hacienda

Ante los impagos, la primera medida que han tomado los farmacéuticos de la Comunidad Valencia ha sido concentrarse ante la sede de la consejería de Hacienda. Un acto que fue un “éxito” con la asistencia de “alrededor de un millar de personas, de las más de 2.000 farmacias valencianas, con un ambiente generalizado de descontento y preocupación”, según Delgado.

“Están jugando con el pan de nuestros hijos, ya no tenemos más ingresos ni podemos seguir aportando el medicamento al paciente”, se lamenta. En cuanto a los servicios mínimos acordados, “todavía no hay nada establecido pero suponemos que estará en la misma línea que la última huelga de junio del año pasado cuando abrieron 49 farmacias de las 299 que hay en Castellón y pensamos que no habrá ninguna incidencia y que contamos con el apoyo de la población”, ha señalado.

A la espera de una solución

De prolongarse la situación, “la única opción del farmacéutico es no tener medicamentos, que las estanterías estén vacías y no porque no queramos dar el servicio al ciudadano, sino porque la Generalitat no paga lo que debe”, insiste Delgado.

Por el momento, la Generalitat sigue sin dirigirse directamente a los colegios de la Comunitat, tras el anuncio del cierre, para explicar cuál será su postura y qué decisión tomará al respecto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad