Los fabricantes de muebles se refugian en los centros comerciales para sobrevivir

stop

“Ya no hay construcción y las familias ya no quiere muebles. Hay que trabajar en los equipamientos”, explica Ángel Hermida, el director general de Muebles Hermida, que recientemente aplicó un ERE a 75 empleados

Albergue hecho por Muebles Hermida

30 de junio de 2012 (23:05 CET)

Galicia es la primera comunidad autónoma en exportación de madera, con una facturación de 377,3 millones de euros en 2011, un 18% más que el año anterior. Sin embargo, en estas estadísticas se excluyen la exportación de muebles hechos en Galicia. Ahí el sector está de capa caída. Los datos que ofrece la Federación de Empresas de Carpintería y de Ebanistería de Galicia (Fegeg) son bien distintos.

Ante la caída de la venta de muebles familiares, las empresas tienen que buscar otros nichos. Los centros comerciales e incluso los hoteles se han convertido en una tabla de salvación. Sin embargo, el pastel es demasiado pequeño para todos los productores.

Casi 4.000 empleos menos desde 2008

Según la Fegeg, la facturación del año pasado ascendió a 431 millones de euros, con una caída del 12% con respecto al 2010. La patronal asegura que en 11 meses se destruyeron 1.500 empleos, 3.700 desde que comenzó la crisis, en 2008. En la actualidad, más de 8.000 familias viven en Galicia de este sector, fuertemente tocado por la crisis económica debido, dicen, a su dependencia de la construcción.

El presidente de la Fegeg, el empresario lucense Ángel Hermida --de Muebles Hermida-- tiene claro que el despegue de los productores de mueble en Galicia va ligado a la construcción. “No hay construcción, no hay nuevos pisos, por eso no hay muebles para las familias”, comenta.

Equipamientos comerciales

“A lo único a lo que se pueden agarrar ahora las empresas es a los equipamientos de establecimientos comerciales. Es lo que llamamos contract. Todas estamos mirando ahora a ese nuevo mercado aunque el sector está muy copado porque ya existían empresas especializadas antes de la crisis”, comenta Hermida, quien es consciente de los problema que atraviesa el sector donde, explica, cada vez hay más expedientes de regulación.

ERE en Muebles Hermida

De hecho la empresa de la que es dueño el presidente de la Fegeg es un ejemplo. Muebles Hermida, en Lourenzá, en Lugo, llegó a tener 200 trabajadores. A finales del año pasado, con una plantilla de 175 personas, presentó un ERE que afectaba a 75 de ellas.

Ahora, el expediente de regulación se resuelve en los juzgados, ya que los trabajadores entienden que el ERE presentado tenía defectos “tanto de forma como de fondo”.

“La percepción que tenemos los productores es muy mala. Creemos que la producción pudo bajar un 70% desde que comenzó la crisis. Hay que buscar nuevos mercados fuera, pero allí la cosa está igual y también hay competencia”, termina Hermida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad