Los fabricantes de coches se vuelven 'verdes' para seguir creciendo

stop

CAMBIO DE PERSPECTIVA

La americana Tesla busca entrar en Europa

en Ginebra, 04 de marzo de 2015 (02:00 CET)

Los coches eléctricos ya no son una extravagancia en la calle. Los fabricantes de automóviles aceleran sus líneas de vehículos verdes. Lo admite, por ejemplo, Toyota, acuciado por presiones incesantes: la demanda de los países emergentes y las fluctuaciones del precio del petróleo.

La marca automovilística japonesa presenta el Mirai Fuel Cell, un modelo que llegará a los concesionarios de Europa este verano. Con motor de hidrógeno, este sedán no emite gases invernadero ni humos tóxicos. ¿Por qué no un modelo convencional? "Simplemente no cabemos. La gente de los países emergentes quiere conducir. Y el petróleo se agota", explica un portavoz del departamento de innovación de la firma.

Image and video hosting by TinyPic

La nipona no está sola en este lance. De hecho, Toyota sigue los pasos de Tesla, una pequeña compañía americana que ya ha desembarcado en Reino Unido. "El objetivo es hacer la conducción completamente sostenible. Sin olvidar que la fuerza del motor de un eléctrico equivale al 80% de la fuerza del motor de un coche de combustible fósil", señala una portavoz de la compañía.

Dificultades

Sin embargo, la fabricante se ha encontrado con dificultades: los súper cargadores tienen que estar en propiedades privadas, no en la calle al alcance de todos los consumidores posibles. "Nuestra apuesta, de momento, es que las baterías estén en propiedades privadas, como los garajes", abunda una comercial de la compañía estadounidense.

Precisamente, los cambios en las calles (y en la mentalidad de los conductores), frenan la expansión de los vehículos no contaminantes. Lo apunta Jürgen Stackmann, presidente del comité ejecutivo de Seat. "El plan de la Comisión Europea no se cumplirá sin cierta electrificación de los coches. Seat trabajará en esta línea de cara a 2021", ha dicho en la Feria del Automóvil de Ginebra.

El directivo se refiere a la estrategia comunitaria de emisiones de CO2: ningún coche nuevo deberá emitir más de 95 gramos de este tóxico por kilómetro en siete años.

Lujo, también

Con todo, los fabricantes pisan el acelerador. Es el caso de las firmas de alto nivel. Aston Martin ha presentado su prototipo de DBX Concept en Ginebra, un vehículo que combina la elegancia de la firma británica con la eficiencia energética. La máquina "es el epítome de la conducción de alto nivel que respeta el medio ambiente", ha señalado el consejero delegado de la empresa de automoción.

Image and video hosting by TinyPic

En un segmento incluso superior, la manufacturera alemana Quant ya prueba su e-Sportlimousine, un súper deportivo eléctrico propulsado por dos soluciones de electrolito. Capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 2,8 segundos, un portavoz de la marca avisa: "Es obvio que es una máquina de altísimo nivel". ¿Su precio? Más de 800.000 euros en mercado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad