Los excesos de la patronal: altos cargos cobran hasta un 60% más que Feijóo

stop

El salario más elevado, procedente de la etapa previa a la crisis, supera los 100.000 euros anuales, frente a los 67.000 que ingresa el presidente de la Xunta

Antonio Dieter, presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia

en A Coruña, 17 de junio de 2016 (00:19 CET)

La patronal adapta su dimensión a los nuevos tiempos, los de apretarse el cinturón. El plan para reflotar la Confederación de Empresarios de Galicia pasa, entre otros aspectos, por reducir plantilla y sueldos, algunos de ellos, muy elevados para una organización con la tesorería vacía.

El informe de viabilidad presentado, que se someterá a la junta directiva el próximo martes, contempla el despido de ocho trabajadores, con lo que la plantilla quedaría reducida a 12 empleados.

Reducción drástica de gastos

Junto a esta medida, la patronal propone una reducción general de salarios para el resto de los trabajadores y de manera escalonada, de tal manera que a los que menos cobran se les recortaría un 5% y a los que más entre el 20% y el 30%. 

La reducción de costes, junto a la refinanciación de la hipoteca de la sede de la patronal en Santiago, son dos piezas clave para que la CEG pueda afrontar los pagos pendientes y atender a una deuda que supera el millón de euros.

Los sueldos

Tras pasar las tijeras a los salarios, la patronal asumirá unos gastos de más de 37.000 euros mensuales para cubrir las nóminas de 12 trabajadores, unos 3.000 euros al mes por empleado. Actualmente tiene 20 y abona poco más de 60.000 euros mensuales, por lo que, en realidad, el coste por trabajador apenas disminuye con la nueva hoja de ruta.



Todos los contratos que se plantea extinguir oscilan entre los 1.300 euros y los 2.700 euros mensuales. Pero existen nóminas bastante más abultadas. El trabajador con mejor sueldo de la patronal ingresa 8.929 euros cada mes, lo que equivale a unos 107.000 euros al año, según los datos que constan en el plan de viabilidad.

La cifra equivale a un 59% más de lo que cobra el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con una retribución en 2016 de 67.592 euros. La cuantía fue acordada en época de vacas gordas, durante el mandato de Antonio Fontenla, según fuentes empresariales, y sufrirá un recorte del 30% si sale adelante el plan de viabilidad.

Otros dos trabajadores ingresan cerca de los 5.000 euros al mes , uno 4.864 y otro 4.638 euros. La retribución anual, entre los 55.000 y los 60.000 euros, equivalente al sueldo de un conselleiro. En estos dos casos, el recorte a las nóminas será del 20%.

El principal programa, en el aire

La Confederación de Empresarios de Galicia contempla también que otros cuatro contratos sean extinguidos si no se renueva el convenio con la Xunta para la red de oficinas en el exterior del programa de internacionalización Pexga.

Sorprendentemente, el plan de viabilidad alerta de que existen "dudas razonables" de que el principal programa de la institución se renueve, con lo que se perdería la mayor fuente de ingresos. Aporta 1,8 millones a las arcas de la CEG.

Verguenza nacional

El informe de viabilidad económica acaba con un apartado de conclusiones en el que se recomienda mantener el Pexga y abonar trimestralmente la cuota de socios para evitar "tensiones de tesorería". "Con estas medidas, la organización sería perfectamente viable y sostenible de mantenerse el sistema de ingresos que no proceden de programas", dice el documento.

Y concluye que "no aprobar el plan de viabilidad y abocar a la CEG al concurso" no solo sería "un bochorno y la vergüenza nacional" para "la élite del empresariado gallego", sino un problema por "la responsabilidad en la que podrían incurrir los órganos de gobierno de la CEG, ya que la situación actual proviene de la gestión llevada a cabo en los últimos años".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad