Los empresarios gallegos, pendientes del futuro de Celta y Deportivo

stop

Hoteles, hosteleros y empresas de apuestas temen otra bajada de ingresos si los dos clubes descienden

Valerón en la jornada de ascenso del Deportivo

08 de febrero de 2013 (20:26 CET)

La visita del Real Madrid al estadio de Riazor, el 23 de febrero, ha provocado que muchos establecimientos de hostelería hayan contratado a más personal para cubrir las horas del partido. Cuando Celta o Deportivo se cruzan con los dos clubes más laureados del Estado, Real Madrid y Barcelona, bares y cafeterías gallegas piden refuerzos para atender a la avalancha de aficionados. Es una muestra del impacto económico que generan en sus desplazamientos, y que se refleja también en la taquilla del estadio y en las reservas en hoteles y restaurantes.

En el último Celta-Real Madrid, en copa, las peñas del conjunto blanco adquirieron cerca de 3.000 entradas para acceder a Balaídos, a pesar de que el encuentro se disputó entre semana. Lo que equivale a 3.000 turistas espontáneos que dejan dinero en el club vigués y en la ciudad. En A Coruña se espera un impacto todavía mayor con la visita de Cristiano Ronaldo y compañía.

Por este motivo, hoteles y hostelería temen un descenso de los equipos gallegos, que transitan en la zona baja de la tabla clasificatoria. “El volumen de negocio que generan Barcelona y Real Madrid es incomparable”, reconoce César Sánchez-Ballesteros, presidente de la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi). No son los únicos sectores del mundo empresarial gallego pendientes del futuro de los clubes de fútbol.

Contratiempo para las apuestas deportivas


La presencia en Primera División de dos equipos gallegos también favorece a la implantación de las apuestas deportivas en Galicia. Según las grandes empresas del sector: Comar, Egasa, Codere y otras tantas que operarán en Galicia, las máquinas comenzarán a funcionar antes de que acabe el primer trimestre del año.

Varios pequeños operadores gallegos del sector del juego aseguran que, si bien, un descenso a Segunda División no frenaría las apuestas --que abarcarán hasta Segunda B-- la recaudación sería muy distinta con los dos grandes equipos en la división de honor. "Lo ideal está claro que sería la permanencia en primera porque será un reclamo para mucha más gente apostar por su equipo en Primera", comentan.

Como en la bolsa

En la hostelería, el fútbol tiene oscilaciones similares a las de las empresas en la bolsa. Celta y Deportivo cotizan al alza o a la baja según sus resultados deportivos. En la Confederación de Empresarios de Hostelería de Galicia (Cehosga) aseguran que la marcha negativa del club herculino ya se nota en las cajas. La situación contraria, por ejemplo, a las últimas jornadas de la temporada pasada, cuando el Deportivo estaba cerca de lograr el ascenso.

Advierten, sin embargo, que es un activo fundamental para los empresarios. “Es que nos llena los locales”, sentencia el presidente de Cehosga, Héctor Cañete. “Somos los grandes beneficiados del fútbol y, cuando hay descensos, somos también los grandes perjudicados. El daño es alto. Lo ideal sería tener el máximo número de equipos en la élite”, explica.

Los intangibles de la época dorada

Pero gran parte del impacto económico del fútbol en el turismo se mide en intangibles. Cañete recuerda la época dorada del Deportivo, que “llevó por toda Europa el nombre de A Coruña”. “El impacto transversal es enorme y es muy difícil de medir. Se intentó hacer con la visita del Papa y los resultados fueron muy dispares”.

En Vigo, donde el Celta también protagonizó grandes gestas deportivas en competición europea, coinciden. “La presencia en prensa cuando estás en Primera División es tremenda, estamos hablando de una fortuna”, afirman en Ahosvi.

El problema del calendario


Los hoteleros gallegos se quejan, sin embargo, de la falta de antelación en el calendario de los partidos. “Es un problema. Es cierto que muchos aficionados reservan plaza en los hoteles sin saber a qué hora será el partido”, informa César Sánchez-Ballesteros.

Eso provoca cancelaciones y un efecto disuasorio en los aficionados, que acaba repercutiendo en los ingresos del sector.

Banca

Además de a sombra del descenso, el Deportivo de La Coruña tiene problemas mayores, como el concurso de acreedores en el que está inmerso. El club que preside Augusto César Lendoiro ha reconocido una deuda de 93 millones de euros con 212 acreedores entre los que se encuentran Novagalicia Banco y Banco Gallego. A la entidad que preside Juan Manuel Urgoiti le adeuda 22,2 millones de euros, a NCG 12,2.

De hecho, la juez que lleva el proceso concursal, Zulema Gento, dictó esta semana un auto en el que desestimaba la pretensión de Banco Gallego y Novagalicia Banco de recurrir el levantamiento del embargo de Hacienda al Deportivo. El Gallego, por ejemplo, entendía que debía ser considerado como acreedor "especialmente afectado por la decisión que toma el juzgado acerca del levantamiento del embargo".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad