Los emigrantes gallegos en Argentina minimizan el conflicto de YPF

stop

Un miembro de un ministerio de Kirchner asegura que la colectividad española “está tranquila”. “Esto no tiene nada que ver con lo que ocurrió en el 2001, este tema no está en la calle” 

Junta de accionistas de Repsol YPF

13 de abril de 2012 (21:52 CET)

La colectividad gallega en Argentina minimiza, por el momento, el conflicto generado entre el país que dirige Cristina Fernández de Kirchner y España ante una eventual nacionalización de la petrolera YPF, controlada por Repsol. Numerosos miembros de colectivos de la emigración consultados por este digital aseguran que, por el momento, “aún no hay nada en firme” y que la situación no los afecta “de forma directa”.

“Lo cierto es que el tema de Repsol no es algo que esté en la calle, es un movimiento a un nivel más alto, por lo que los emigrantes españoles no creen que les vaya a afectar de ninguna forma tal y como ocurrió en el 2002 con el corralito”, explica una diputada gallega que durante años llevó temas relacionados con la emigración.

'Gallegos' en el Gobierno de Kirchner

De hecho, en el Gobierno de Kirchner también hay cargos con ascendencia española que tratan de sacar hierro al asunto. Economiadigital pudo ponerse en contacto con un miembro de uno de los gabinetes del Ejecutivo argentino, hijo de emigrantes gallegos, que manifestó que el tema de YPF no es algo que esté “centrando la mirada de los colectivos españoles”.

“La colectividad gallega en Argentina está formada por muchos estamentos, entre ellos también el empresarial, y no se está dando ningún tipo de problema. Creemos que las informaciones que se están dando son muy contradictorias pero no tienen la sensación de que esto les pueda afectar como pudo pasar con anterioridad, hay que destacar que, por ejemplo, que ayer las acciones de YPF subieron. Eso provoca calma”, comenta.

"Están tranquilos"

“Muchos pensamos que algunas de las cosas que se están publicando en España no son del todo correctas y hay muchos intereses detrás. En primer lugar, el Estado nacional no es el propietario de los yacimientos sino los estados federales. Ellos están reclamando algunas explotaciones porque entienden que no se está trabajando de forma adecuada con ellas, ya que se están explotando recursos aquí pero no se revierte la inversión, que luego va a otros países”, indica este hijo de emigrantes ourensanos. Además, insiste en que, por el momento, aún no existe sobre la mesa ningún proyecto de nacionalización.

“La comunidad gallega y la española están tranquilas. Los segmentos de la economía están todos en una situación que nada tiene que ver con lo que pasó a principios de la década pasada”, manifiesta recordando la bancarrota que sufrió el país.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad