Una furgoneta de Unipost abandona la sede de la empresa en L'Hospitalet de Llobregat ante la mirada de un Guardia Civil. EFE

Los dueños condenan Unipost al cierre

stop

Los Raventós, dueños de la compañía, fracasan en su intento de encontrar un comprador para Unipost en el plazo de 40 días otorgado por el juez

Barcelona, 19 de febrero de 2018 (15:12 CET)

El milagro no existió. El plazo de 40 días que el juez dio a la familia Raventós para encontrar un comprador para Unipost expira este lunes sin rastro de interesados. Las conversaciones con fondos de inversión mantenidas no fructificaron, por lo que el administrador concursal solicita ya la apertura de la fase de liquidación.

Las fuentes consultadas esperan que el magistrado del juzgado mercantil número 7 de Barcelona decrete la liquidación de la sociedad, en concurso de acreedores desde julio, a lo largo de esta misma semana tras conceder una prórroga a una dirección que no logró atraer comprador.

En el auto publicado el 9 de enero al que tuvo acceso Economía Digital, el magistrado dio un plazo de 40 días para la presentación de ofertas y de dos meses para el cierre de la venta. Sin embargo, ya asumía que hasta el momento no existían ofertas "que hayan sido valoradas como razonables" por la administración concursal, en manos de Jausas LegalEl interés de Correos quedó en nada y ni atisbó los 4,6 millones solicitados.

Desde Jausas lamentan "no haber recibido oferta alguna, a pesar de los esfuerzos realizados, para la adquisición de la unidad productiva". Además, justifican la petición por la situación económica de la concursada, que "sigue estando seriamente deteriorada, con graves tensiones de tesorería y unos créditos contra la masa que no han dejado de aumentar”.

Toda la plantilla de Unipost abandonará la compañía con el cese de la actividad

La única opción que resta ahora es la liquidación y la venta, ya sea por partes o de toda la unidad productiva.

Mientras, la compañía prosigue con el Expediente de Regulación de Empleo para toda la plantilla. Después de despedir a 560 trabajadores en la primera fase, a finales de enero abrió una segunda oleada de despidos que afectó a 359 personas. Ahora, las salidas se precipitarán con el cierre de la firma y el cese de la actividad.

Unipost: las cifras de 2017

Hasta el mes de agosto, la empresa registró unos números rojos de 9,8 millones de euros. El agujero se duplicó respecto a los 4 millones del 2016 y prácticamente quintuplicó los 2,1 millones perdidos en 2015.

La facturación también cayó por segundo año consecutivo. Si hace dos años fue de 93,9 millones y el año pasado de 91,3 millones de euros, en los primeros ocho meses de 2017 las ventas fueron de 55,7 millones. La proyección del ejercicio completo es de 82,8 millones, una reducción del 9,3%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad