Los Domínguez utilizan centros 'offshore' para su expansión internacional

stop

Delawere se convierte en la plataforma de crecimiento de Lonia Textil en el mercado americano

Tienda de Carolina Herrera, cuya ropa es confeccionada en Textil Lonia

28 de noviembre de 2012 (01:00 CET)

Los Domínguez hilan fino. Lonia Textil, la empresa que pilotan los hermanos de Adolfo (Francisco Javier y Josefina, así como Jesús, representado en el consejo de la compañía por su hija María), llevan a cabo su expansión internacional a través de plazas de baja tributación, que sin llegar a ser paraísos fiscales, ofrecen grandes ventajas impositivas y cierta opacidad en las operaciones. Es el caso de Delawere, en Estados Unidos, desde donde canalizan gran parte de sus inversiones al otro lado del Atlántico.

Aunque apenas detallan información sobre esta filial, las cuentas del grupo textil que comercializa marcas como Carolina Herrera y Purificación García señalan que en dicho estado norteamericano está constituida Sociedad Textil Lonia Corp., y que es una de las más capitalizadas de las cuatro filiales que en 2011 tenía repartidas por Oporto, México DF y Londres. De hecho, la compañía domiciliada en Delawere tiene un capital suscrito de 8,9 millones de euros, el más elevado de todas, y un valor atribuido en libros de 9,4 millones de euros, a mucha distancia del resto de participadas por el grupo.

Ventajas fiscales

Como otros grupo empresariales gallegos, caso de Rosp Corunna, de Rosalía Mera, que también recurre a Delawere, los Domínguez se benefician de determinados esquemas fiscales del paraíso off shore por excelencia de Estados Unidos. Su presencia en dicha plaza financiera permite a Lonia Textil beneficiarse de las reglas del mercado norteamericano según los denominados reglamentos de servicios de impuestos internos. Entre otros, está exenta del pago de cualquier tipo de impuestos, incluidos los del capital, siempre y cuando sus titulares no hagan negocios en el propio estado de Delawere.

Estados Unidos cuenta con legislaciones en algunos estados, como Delaware, Wyoming o Nevada, que de facto permiten una exención de impuestos para determinadas sociedades en manos de extranjeros no residentes. A pesar de su pequeña extensión, Delaware es un gran centro financiero. Más de 200.000 empresas tienen su sede en el estado, gracias a leyes que conceden beneficios fiscales a las compañías que deciden instalar sus sedes en el estado, atrayendo incluso a muchas que operan principalmente fuera de la plaza. Delaware es también uno de los mayores centros bancarios de Estados Unidos.

Crecimiento constante

Lonia comenzó en el ejercicio 2003 su expansión en Estados Unidos, para proceder posteriormente a constituir  Sociedad Textil Lonia, Corp. También decidió traspasar su actividad en Portugal a S.T. Lonia Textil Unipessoal Lda., empresa constituida en 2002. En 2005 el grupo comenzó su expansión en México mediante la constitución de Sociedad Textil Lonia SA de CV. El ejercicio anual finalizado en febrero de 2010, último con cuentas publicadas, se caracterizó por la continuidad en la expansión de la red de tiendas de la marca CH, Carolina Herrera, en España, cuyo diseño, producción y comercialización se inició en los primeros meses de 2001, en el marco de un contrato de licencia con las sociedades americanas propietarias de la misma, Carolina Herrera, SA y Carolina Herrera Ltd.

En el mercado norteamericano, a pesar de la elevada capitalización de la filial de Delawere, los Domínguez contaban con diez establecimientos de la marca CH, muy por debajo de mercados como Portugal (28 establecimientos, entre tiendas propias y corners) y México, con 49 puntos de venta. 

Las ventas del grupo, que apenas divulga su actividad de forma pública, ascendieron en 2010 a 191,4 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,7% con respecto al ejercicio anterior. La plantilla de la sociedad “se ha reajustado a la situación actual”, mantiene la compañía, hasta situarse en 1.672 empleados, frente a los 1.723 del año anterior, con un descenso del 3%. En dicho año, las filiales de México, Estados Unidos y Portugal también tuvieron un buen comportamiento, según la compañía, obtenido beneficios. Únicamente la filial inglesa registró pérdidas, “como consecuencia de su reciente creación y de que ha comenzado a generar ingresos a partir de marzo de 2010”, señala la compañía ourensana. Carolina Herrera aporta el 60% de las ventas y Purificación García el 40% restante. El grupo ronda los 600 puntos de venta en todo el mundo, con una media de cuarenta aperturas anuales de media.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad