Los críticos de la patronal se enfrentan por el relevo de Alvariño

stop

CAMBIOS EN LA CEG

Antonio Diéter (izda.), José Manuel Pérez Canal y Juan Manuel Vieites (drcha.)

en A Coruña, 08 de noviembre de 2015 (00:25 CET)

Todavía no se han convocado elecciones en la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) y los nombres de los posibles candidatos para sustituir a Fernández Alvariño empiezan a sonar con fuerza. De momento sólo se conocen tres: los de los ourensanos José Manuel Pérez Canal y Antonio Diéter y el del vigués Juan Manuel Vieites, aunque podría entrar en escena algún actor más impulsado desde las patronales del norte.

De no presentarse nadie más, Pérez Canal podría contar con los apoyos de las confederaciones de Lugo, Ourense y Pontevedra. Vieites se llevaría las de las sectoriales de Vigo. Diéter tiene pocas posibilidades de salir elegido. El presidente de los empresarios coruñeses, Antonio Fontenla no deja claro a quién va a prestar su apoyo. Tablas, a todos los candidatos les sobran.

Vieites

El secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas y Mariscos (Anfaco), Juan Manuel Vieites, acumula muchos años de experiencia al frente de una institución empresarial de primer nivel, actividad que compagina con el desempeño de su cargo de vicepresidente en la patronal pontevedresa y el de miembro del comité ejecutivo de la CEG, entre otros.

A este vigués, doctor en Químicas, le gusta cuidar su proyección pública. Acumula en la actualidad, junto a los mencionados, más de una decena de cargos. Es también secretario general de la Federación Española de Asociaciones de Industrias de Transformación y Comercializadores de Productos de la Pesca y Acuicultura (Feicopesca), director de la revista 'Industria Conservera', secretario de la Organización Interprofesional del Atún (Interatún), presidente de Euroatún y presidente del Comité Internacional de la Sardina Pilchardus (CISAP), entre otros.

Con un carácter pausado y dialogante ha sabido defender durante casi un cuarto de siglo los intereses de la grandes conserveras, convirtiendo Anfaco en una institución de referencia en la materia a nivel internacional y, en el ámbito doméstico, en un auténtico lobby que vela por resolver los problemas de sus asociados.

En este sentido, ha puesto en marcha recientemente el Observatorio de la Trazabilidad, un instrumento que velará por el cumplimiento de la normativa pesquera y, al mismo tiempo, tratará de evitar las diferencias arancelarias entre países. Precisamente, una de sus últimas batallas fue tratar de aumentar el contingente de lomos de atún extracomunitario sin aranceles para "poder competir" en un mercado globalizado.

Su gestión al frente de la asociación no ha estado exenta de polémicas. La última ha sido la de plantear en la negociación del convenio el pago en especies a los trabajadores, una medida que fue duramente contestada por los sindicatos y que, finalmente, se vio obligado a retirar.

 

Pérez Canal

El secreto de José Manuel Pérez Canal está en Lugo. El dueño de Aceites Abril, una empresa que factura cerca de 100 millones al año, fue uno de los apoyos de Alvariño durante la última y convulsa etapa de la patronal, ejerciendo de medidador entre las partes enfrentadas. Durante su etapa de apagafuegos en la Confederación de Empresarios de Galicia mantuvo una buena relación con Jaime Luis López Vázquez, el secretario de los empresarios lucenses, y esta es una de las claves de su candidatura.

La patronal de Lugo fue fundamental para forzar la convocatoria de elecciones anticipadas en la CEG al oponerse junto a la de A Coruña y algunas sectoriales a la aprobación de las cuentas y a la gestión de Fernández Alvariño, a quien había apoyado en su ascenso a la presidencia. Ahora, Pérez Canal, que durante el verano se desmarcó del actual presidente, puede generar consenso suficiente para tener apoyos en Lugo, en Ourense y en Pontevedra. Al menos, esas son sus cuentas.

De hecho, su nombre como relevo de Alvariño empezó a sonar por aquellas fechas, aunque se encontró con la oposición de parte del sector crítico, como Fontenla y sectoriales de Pontevedra. Dicen quienes lo conocen que es un hombre tranquilo, en evidente contraste con la personalidad del empresario vigués, y que creció en el mundo institucional de manera rápida. No se le conocía actividad asociativa de mención hasta su aterrizaje en la Confederación de Empresarios de Ourense, descabalgando a una directiva que sumaba ya dos décadas en la CEO.

Su gestión en Ourense, desde 2013, fue tranquila hasta la última etapa, como si las turbulencias de la patronal gallega también sacudiesen su mandato. Se le acusó primero de alinearse en exceso con Alvariño y después de utilizar el cargo institucional para promocionar su propia empresa. Recuerdan algunos que cuando el presidente de la CEG visitó a la nueva directiva de la patronal ourensana, también fue a fotografiarse en las instalaciones de Aceites Abril.

A estas críticas se sumó el posicionamiento de la asociación de empresarios del polígono de San Cibrao, el más importante de Ourense, que se distanció de su gestión y empezó a dotarse de medios para ejercer por su cuenta la interlocución con otros organismos, incluída la creación de una marca propia. A pesar de estos obstáculos, Pérez Canal salió bastante airoso de la guerra interna de la CEG que en Pontevedra, por ejemplo, acabó partiendo en dos a los empresarios y llevando las elecciones a los tribunales. 

Antonio Diéter

Es el más desconocido de los tres nombres que se barajan como relevos de Alvariño en la patronal. Antonio Diéter Moure tiene una larga trayectoria en el sector asociativo e institucional dentro de la Federación Galega de Empresas de Formación (Cecap Galicia). Propietario de una academia en el centro ourensano, es presidente de Cecap Ourense y uno de los contrapuntos a Pérez Canal en la cidade das Burgas. Diéter fue quien pidió a la CEO que se posicionase en contra de Fernández Alvariño y que demandase la convocatoria de la Asamblea Xeral. Lo apoyó en la iniciativa, Aurelio Villar, de la Federación de Comercio de Ourense.

Diéter fue la cabeza visible de un sector crítico con Pérez Canal en Ourense y con Alvariño en la CEG, pero no parece que pueda concitar los suficientes apoyos para postularse a la presidencia de la patronal gallega, sobre todo cuando el presidente de los empresarios ourensanos es uno de los posibles candidatos y la otra parte de los opositores a Alvariño, ubicados en Pontevedra, previsiblemente apoyarán al presidente de Anfaco, si decide presentarse.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad