Los críticos de la patronal a Rosell: Alvariño "no está a la altura"

stop

Empresarios envían cartas al presidente de la CEOE para pedirle que no venga a Galicia y manifestarle su intención de revocar al presidente de la CEG por una gestión económica "absolutamente reprochable"

Juan Rosell y José Manuel Fernández Alvariño

en A Coruña, 15 de julio de 2015 (04:18 CET)

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, llega este miércoles a Vigo en el peor momento de la patronal gallega. La candidatura del empresario catalán para revalidar el cargo al frente de la confederación española fue apoyada por José Manuel Fernández Alvariño, presidente de la CEG, mientras que el resto de confederaciones provinciales gallegas apoyó a su rival, el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi. Fue aquel uno de los primeros desencuentros internos en la patronal gallega, que ahora parece poca cosa por la tormenta que se desató después.

La visita de Rosell, invitado a participar en la reunión del consejo asesor de la Confederación de Empresarios de Galicia, coincide con el órdago del sector crítico a Fernández Alvariño, un grupo de asociaciones sectoriales que cuentan con el apoyo de las confederaciones de A Coruña y Lugo y que han presentado una fuerte oposición al presidente de la CEG. Desde este grupo salieron cartas en dirección a la CEOE, firmadas tanto por sectoriales como por empresarios a nivel particular, en las que pedían a Rosell que no acudiera a la cita y que ni se le ocurriera "mediar" en el conflicto de la patronal gallega, al imputarle un favoritismo hacia Alvariño. "Consideramos desaconsejable tu presencia en estos actos, por ser un momento temporal absolutamente inoportuno", dicen las cartas, dirigidas directamente al líder de la CEOE.

"Caída de peso institucional inadmisilbe"

El documento, al que ha tenido acceso Economía Digital, se explaya en críticas contra el presidente de la patronal gallega. "Existen organizaciones empresariales que han manifestado la intención de solicitar la revocación del mandato del presidente de la CEG, por no estar a la altura en el desarrollo de las actuaciones propias de una confederación", expone la carta, que también acusa a Alvariño de mediar en favor de Jorge Cebreiros en las polémicas elecciones a la Confederación de Pontevedra.

"(..) por apoyar candidaturas independientes en otras confederaciones cuando su papel debiera haber sido imparcial y por desarrollar gestiones económicas y financieras absolutamente reprochables, las cuales representan una caída de peso institucional de un grado inadmisible en la propia CEG", concluye el texto.

"Actuaciones contrarias a la honestidad"

Además de participar en la reunión del consejo asesor, Rosell tiene previsto asistir a una cena organizada por la Confederación de Empresarios de Pontevedra. Los críticos recuerdan la situación convulsa que vive la patronal tras las últimas elecciones, que siguen pendientes "de la celebración el próximo mes de octubre del juicio relativo al procedimiento electoral de la CEP y a las actuaciones desarrolladas por algunos miembros de la dirección actual de la CEP, absolutamente contrarias a los principios más básicos de actuación empresarial, como son la honestidad, el respeto hacia los demás empresarios y las instituciones que representan y la buena gestión", insisten.

La carta finaliza pidiéndole al presidente de la CEOE que tenga en cuenta "la postura de un número muy representativo de organizaciones empresariales y empresas de la Comunidad Autónoma de Galicia y de la provincia de Pontevedra" y que evite asistir a los actos promovidos por la patronal gallega. Rosell desoyó la petición.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad