Los concellos avisan de la caída de su recaudación si los proyectos eólicos se van

stop

El ayuntamiento de Agolada incluyó la hipotética explotación de un parque en su plan de pago de proveedores. Esperaban saldar la deuda del municipio con el impuesto del ICIO

Aerogeneradores eólicos

07 de julio de 2012 (22:25 CET)

La materialización del último concurso eólico de la Xunta está, precisamente, en el aire. Por lo menos eso es lo que aseguran desde la patronal del sector, que avisa de que no podrá hacer frente a los proyectos comprometidos debido a la retirada de primas a las energías renovables y los cobros que les está aplicando la Xunta --el canon eólico y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales--.

La situación no pinta bien pero desde la Xunta siguen asegurando que, por el momento, todos los proyectos comprometidos en el último concurso eólico siguen adelante, ya que no hay ninguna comunicación en contra. A esas promesas son a las que se agarran concellos y propietarios en cuyas tierras esaban previsto que se asentase un parque eólico.

Cobro de tasas y canon eólico

Muchos de los ayuntamientos que tienen comprometido un parque eólico en virtud del último concurso autonómico, celebrado por el Gobierno de Núñez Feijóo en 2009, avisan del fuerte mazazo que sufriría su economía.

“Ahora mismo, a los ayuntamientos que tienen incluso un proyecto de parque eólico les sale rentable porque con el proyecto ya pueden aplicar algunas tasas”, comenta Fernando Blanco Parga, deputado del BNG que lleva temas relacionados con esta energía, quien recuerda que la aplicación del canón eólico aporta a alcaldías pequeñas considerables beneficios.

Es el caso por ejemplo del pequeño ayuntamiento de Muras (Lugo) que percibe casi 650.000 euros por sus 377 aerogeneradores instalados.

Esperanza en los municipios

Ante la situación de incertidumbre que se vive, los concellos optan por mantener la esperanza y se agarran a las declaraciones de la Xunta. “A nosotros por el momento no nos han dicho nada en contra, así que seguimos pensando que se van a construír”, explican desde el concello de Dozón, conscientes de la pérdida que significaría para el ayuntamiento y los vecinos que no se materializasen los parques comprometidos.

Un caso que llama especialmente la atención es el del concello pontevedrés de Agolada. Este pequeño municipio se las vio y se las deseó para que el Ministerio de Hacienda diese luz verde al proyecto de viabilidad que presentaron dentro del plan de pago a proveedores. El municipio tiene una deuda que sobrepasa el millón de euros. Sin embargo, el ayuntamiento supeditó gran parte de los ingresos que prevé recibir al hipotético impuesto del ICIO sobre los parques eólicos.

Más de 400.000 euros en impuestos

“Hombre, si los parques no se llevan adelante, habrá ayuntamientos que sufran mucho, sobre todo los que tenemos problemas, que estamos esperando poder tener beneficios del viento”, explica el alcalde Ramiro Varela.

“Nosotros metimos la explotación de los parques eólicos en el proyecto del plan de pago a proveedores. Estimamos que si se ponen en marcha en el tiempo comprometido, el año que viene, nos podrían generar una media de ingresos de 400.000 euros, con los que solucionariamos gran parte de nuestra deuda”, comenta Varela.

Proyectos en exposición

“Nosotros estamos tranquilos porque de momento tenemos los proyectos con tramitación de licencias de obra, por lo que creemos que es que la cosa va adelante”, comenta el alcalde.

Una creencia que no es compartida por muchos propietarios. “Por el momento, las empresas están sacando sus proyectos a exposición pero eso no es una garantía. Hacen una inversión sí, pero es como sacarse el carné, pero no comprar el coche. Ellos hacen una inversión, sacan el proyecto porque saben que lo pueden retomar más tarde o más temprano, y lo tienen”, comenta José Antonio Diéguez, de la asociación de propietarios de terrenos eólicos Ventonoso.

“Los ayuntamientos lo van a pasar mal. No solo está el ejemplo de Agolada, sino también el de Vila de Cruces, o Taboada”, explica. “Ahora mismo no sabemos lo que va a pasar porque vemos todo muy paralizado, una situación que tampoco es buena para los propietarios, que solo percibirán cuando el parque esté en funcionamiento”, indica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad