Amancio Ortega se convierte en el máximo accionista de Enagás por 280 millones de euros.

Covid-19: los clientes premium blindan el ladrillo de Amancio Ortega

Clientes como Facebook o Amazon y la inversión en edificios de oficinas protegen del Covid-19 el negocio como casero inmobiliario del dueño de Inditex

La riqueza de Amancio Ortega pivota sobre su mayoría accionarial en Inditex, así como una espléndida cartera inmobiliaria, que es gestionada a través de su holding, Pontegadea. Los activos en el ladrillo del dueño de Zara están valorados, en la actualidad, en más de 13.000 millones de euros. Esta cifra es la que el consejero delegado de la compañía, Roberto Cibeira, reveló el pasado mes de marzo, antes del estallido de la pandemia, en una entrevista concedida a Finantial Times.

Según las últimas cuentas presentadas por la compañía ante el Registro Mercantil, a finales de 2018, Pontegadea Inversiones, el holding sobre el que pivotan casi 20 sociedades controladas por la fortuna Forbes, poseía una cartera inmobiliaria con un valor estimado, según tasaciones independientes, en 9.767 millones de euros. Precisamente, en su propia memoria del ejercicio, la sociedad patrimonial expone las principales fortalezas de su negocio inmobiliario, unas resistencias que, ahora, tornan fundamentales de cara a que esta división pueda afrontar con músculo suficiente la crisis del Covid-19. Preguntada por este medio, la compañía declina hacer una valoración sobre el impacto que la pandemia puede tener en su negocio como arrendador. Fuentes cercanas a Pontegadea, no obstante, explican que la diversificación de su cartera de inmuebles tanto en su ubicación como en su explotación, así como, principalmente, el hecho de contar con clientes premiun, hace que su situación no sea comparable a la del resto de grupos del sector inmobiliario. 

Más de 400 millones anuales en alquileres

A finales de 2018, y siempre según las cuentas de Pontegadea Inversiones, el valor neto contable de las inversiones inmobiliarias de la sociedad ascendía a 7.256 millones de euros y se correspondían con una considerable cartera de activos para su alquiler. La cifra de negocio ajena a Inditex, es decir, la que deriva de la actividad arrendataria de Pontegadea Inmobiliaria y sus filiales, se situó en 405 millones de euros, un 5,2% superior a los 385 millones conseguidos en el ejercicio precedente.

Así, según se recoge en la memoria de la compañía --y, por otro lado, tal y como ratifican fuentes consultadas por este medio--, una de las grandes fortalezas del negocio inmobiliario de Amancio Ortega radica en la fiabilidad de sus clientes. No solo hablamos de la propia Inditex, sino de gigantes de la talla de Amazon, Facebook, Spotify, Google o Apple (Pontegadea, de hecho, es dueño de seis tiendas flagships de Apple Store, lo que lo convierte en su principal casero a nivel mundial).

Explica la sociedad en su última memoria que "el objetivo fundamental del subgrupo inmobiliario es maximizar la rentabilidad de las inversiones, manteniendo los riesgos controlados". La división de ladrillo de Ortega "mantiene, básicamente, inversiones en activos inmobiliarios con riesgo de mercado medio-bajo, debido a que la actividad se centra en patrimonio en renta en países OCDE y activos de primer nivel en las mejores ubicaciones de las principales capitales y con diversificación de actividades (retail, oficinas, hoteles...) y contrapartidas". 

Oficinas, un alquiler más seguro

Precisamente, en la diversificación de su cartera inmobiliaria está su segunda gran fortaleza. En España, los grandes arrendadores ven como, principalmente, los mayores problemas que están experimentando a causa del Covid-19 están ligados a su negocio comercial y, especialmente, en lo relacionado con las grandes superficies. La división inmobiliaria de Ortega tiene espacios arrendados a empresas del sector de la moda, siendo la principal la propia Inditex --también Primark y H&M, entre otras--, pero, en paralelo, cuenta con grandes edificios de oficinas, no tan expuestos al Covid-19. Como ejemplo, en marzo del pasado año, Pontegadea cerró la compra de parte de la sede central de Amazon en Seattle (EEUU), el conocido por Troy Block, por algo más de 650 millones de euros, un inmueble que continuó ocupado por la empresa de distribución en régimen de alquiler. En España también es casero de Amazon, que tiene siete plantas alquiladas de la emblemática Torre Cepsa, que adquirió en 2016 en una operación valorada en casi 500 millones de euros.

Su negocio como casero se distribuye, a su vez, en distintos países. De los 405 millones ingresados a finales de 2018, 206 provenían de actividades en España y Europa, 188 millones de América y 11 de Asia.

En sus últimas cuentas presentadas, a respecto del negocio relacionado con inmuebles, indicaba Pontegadea Inversiones que el riesgo de crédito es "prácticamente inexistente o no significativo, debido a que los contratos que se suscriben con inquilinos/arrendatarios contemplan el pago por anticipado de las rentas derivadas de las mismas, además de exigirles las garantías financieras legales y adicionales". 

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad