Los 'caseros' de Inditex deben a Ortega 61 millones

stop

Algunos de los promotores de centros comerciales donde se ubican sus tiendas se encuentran entre los deudores del grupo textil

Tienda de Zara en Madrid / EFE

01 de abril de 2014 (21:36 CET)

A 31 de enero de 2014, cuando finaliza el año fiscal de Inditex, el gigante textil sumaba 815 millones de euros pendientes de cobro por parte de diversos deudores, entre los que se encuentran tanto administraciones públicas de los diversos países en donde opera, como incluso promotores de los centros comerciales en los que se asientan sus tiendas.

Así se recoge en el informe financiero correspondiente al pasado ejercicio, que indica que a finales de enero el imperio textil tenía 145,9 millones pendientes de cobro por parte de deudores comerciales, que “se corresponden, principalmente, a saldos por cobros con tarjeta de crédito o débito pendientes de abonar”.

Franquicias y administraciones

Otros 162 millones se correspondían a deudores por ventas a franquicias. Según la compañía, “las operaciones de venta a los titulares de dichas franquicias se realizan de acuerdo a unos plazos de cobro que están parcialmente garantizados”.

Algunas administraciones públicas también se encuentran en la categoría de deudores. En concreto, por una cantidad que se eleva sobre los 446 millones. “Estos saldos se corresponden a importes relacionados con el IVA y otros impuestos y tasas generados por cada sociedad del grupo en el país en el que opera”, explica el grupo en su informe anual.

Incentivos de alquiler

Pero, entre los deudores de Inditex, destacan los denominados “corrientes”, que tienen pendientes saldos por valor de 61 millones, frente a los 50,9 que presentaban el ejercicio pasado. Según explica Inditex, “esta línea incluye conceptos como importes pendientes de recibir de los promotores de centros comerciales en concepto de incentivos de alquiler y saldos correspondientes a operaciones de diversa naturaleza, principalmente anticipos de acreedores comerciales”.

La mayor parte de los locales en los que Inditex desarrolla su actividad de distribución se encuentran alquilados a terceros. Los contratos suelen tener una duración inicial que oscila entre los 15 y los 25 años y no se dispone de opción a compra. Debido a la presencia del grupo en diversos países existe “gran variedad de cláusulas que regulan el funcionamiento de los contratos”.

Rentas escalonadas

Normalmente, los alquileres se satisfacen mensualmente, aunque hay variantes. En determinados casos se abona al arrendador un porcentaje de las ventas obtenidas en el local. También se pueden pactar “rentas escalonadas” que “permiten disminuir el flujo monetario de salida de caja durante los primeros años del uso del local comercial”.

Inditex indica que, además de estas modalidades, “en algunas ocasiones, los promotores de centros comerciales o los propietarios de inmuebles arrendados efectúan contribuciones para la instalación del grupo en las mismas”. Una maniobra que tiene consideración de “incentivos de alquiler”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad