Los barcos de Pemex: Galicia se retrasa, pero México pisa el acelerador

stop

Mientras en Navantia Ferrol se denuncian atrasos en la construcción del flotel, los astilleros mexicanos que construyen parte de la flota menor de la petrolera avanzan a buen ritmo con sus encargos

Colocación de la quilla del flotel de Pemex en Navantia | E.P.

05 de noviembre de 2014 (23:53 CET)

Los encargos de Pemex en Galicia van retrasados. Por lo menos en el caso del flotel que se construye en el astillero ferrolano de Navantia, eso es lo que dicen. Tanto desde la dirección como, de forma más contundente, los sindicatos. Para acabarlo en el plazo establecido, el grupo público ha justificado enviar parte de la producción a Cádiz. Los representantes de los trabajadores explican que el montaje del buque lleva un atraso considerable, entre otras cuestiones, porque “la coordinación con Barreras ha sido deficitaria” y porque la estrategia constructiva, diseñada desde Madrid, no ha sido la correcta.

Pero, mientras en Galicia los encargos de Pemex acumulan retrasos, en México, donde los astilleros locales también participan en el proceso de renovación de la flota dela ingente petrolera, la situación parece ser distinta. Las cosas parece ir más rápido en Veracruz, donde la compañía también ha encargado la fabricación de barcos.

Los encargos a Veracruz

Según diversos medios aztecas, tras cinco meses de trabajo, Talleres Navales del Golfo (TNG) ha realizado ya el 85% de la estructura de acero de la primera embarcación comprometida. El contrato firmado en abril encargaba al astillero mexicano la fabricación de cuatro remolcadores y el granallado y biselado de placa de otros doce barcos de las mismas características.

Esta misma semana, Talleres Navales del Golfo y autoridades federales procedieron a la colocación de las dos quillas adicionales para avanzar con la construcción de los cuatro remolcadores aignados dentro del programa de renovación de la flota menor de Pemex.

“Hoy somos testigos del renacer de la industria naval mexicana, que resurge con fuerza luego de más de 20 años de inactividad en la construcción de barcos”, manifestó José Antonio Sardiña, el gerente de los astilleros de Veracruz.

¿Estrategia equivocada?

Desde el comité de empresa de Navantia insisten en que acabar a tiempo y sin problemas el flotel es fundamental, sobre todo para mantener la imagen de los astilleros públicos gallegos. “Ha habido retrasos porque, en principio, aquí se contaba con una estrategia constructiva que englobaba también el astillero de Fene, que finalmente no ha sido así”, comenta el representante sindical Ignacio Naveiras. “La estrategia constructiva se ha hecho pensando en Barreras, pero no en las características de Navantia”, explica.

“El diseño, las compras, todo está centralizado en Madrid, y a la gente de aquí apenas se le da información. La política de ajuste que se hace para evitar los estocajes, por ejemplo, provoca que haya muchos tiempos muertos”, comenta.

No obstante, la plantilla de Navantia tiene la certeza de que el retraso en “fácilmente recuperable” si se toman las medidas adecuadas. “A pesar de que hay un desfase importante, en 30 meses de construcción nos tiene que dar tiempo de sobra”, explican.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad