Los bancos con más riesgo en Pescanova asumirán el crédito extra de 60 millones

stop

Deloitte comunica a las entidades que Fernández de Sousa queda revocado de todos sus poderes

Embarcación de la flota de Pescanova

07 de mayo de 2013 (00:58 CET)

Pescanova necesita liquidez urgentemente para afrontar su gestión diaria. Así se lo ha hecho saber Deloitte, administrador concursal de la multinacional, a la banca acreedora con la que se ha reunido este lunes.

Con toda probabilidad, serán las entidades más expuestas a la deuda de la multinacional las que asumirán gran parte de ese crédito extra, que ronda los 60 millones de euros, pero que algunas fuentes elevan hasta los 100.

'Steering committee'

La necesidad inmediata de liquidez para afrontar pagos diarios centró gran parte de la primera toma de contacto entre la banca acreedora y los nuevos gestores de la compañía gallega: Senén Touza y Santiago Hurtado, nombrados por la auditora Deloitte para capitanear todo el proceso en el que se ha sumergido la pesquera una vez entró en concurso de acreedores.

Los representantes de la auditora se reunieron con las siete entidades que forman el comité de dirección de la banca acreedora. El steering committee, formado por NCG, Banco Sabadell, Caixabank, Banco Popular, Deutsche Bank y Royal Bank of Scotland. Sin embargo, son casi 50 las entidades con las que Pescanova tiene deudas pendientes.

Próximas reuniones

Según fuentes conocedoras de la reunión no todas estarán dispuestas a facilitar financiación adicional al grupo gallego, por lo que se cree que serán los bancos que integran el steering committee los que, de nuevo, asumirán gran parte del crédito.

De momento, la banca se reunirá esta semana para acordar una solución y la próxima se volverá a reunir con Deloitte para indicarle su decisión.

Revocación

La banca acreedora ha mostrado en varias ocasiones su apoyo a la continuidad de la firma gallega. Sin embargo, había advertido de que sólo se sentaría a negociar la refinanciación de la deuda si Manuel Fernández de Sousa era apartado de la gestión de la compañía.

Efectivamente, hace menos de dos semanas que el juzgado decidió aprobar la solicitud de concurso de acreedores y apartar de la compañía tanto a su presidente como a todo el consejo de administración.

La reunión, de hecho, también sirvió para que Deloitte ratificara ante los representantes de la banca que los poderes de Fernández de Sousa han quedado completamente revocados en la compañía. “El equipo se pone ahora a las órdenes de los nuevos gestores. De Sousa y el resto del consejo no pueden ya, no sólo firmar ninguna cuenta, tampoco consultarla”, explican fuentes conocedoras del encuentro.

Deuda

Tanto la banca como Deloitte trabajan ya con una deuda bancaria que supera los 3.000 millones de euros sólo con entidades financieras. De esta cantidad, 1.900 millones corresponderían a la matriz y el resto a las filiales. Tanto a las españolas (400 millones), como a las extranjeras (700 millones). A este importe habría que sumarle 375 millones en emisiones de bonos.

No obstante, las cuentas legales de Pescanova aún no han sido formuladas y según aseguró la empresa, no tendrá que hacerlo hasta pasado un mes de la presentación del inventario y la lista de acreedores.

'Forensic'

El proceso que queda por delante no será fácil ni rápido. De momento, la auditoría forense que lleva a cabo KPMG y que servirá para determinar si hubo fraude en la gestión de la multinacional tardará varios meses en ser finalizada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad