Los altos cargos de Audasa suben sus sueldos mientras recortan plantilla e incrementan peajes

stop

La concesionaria de la AP-9 redujo sus beneficios en 48 millones tras tres años aumentando las tarifas

Tramo de la autopista AP-9 | EFE

28 de diciembre de 2013 (22:03 CET)

Cada vez que llega el uno de enero, los peajes de la Autopista do Atlántico, suben. Así ha sucedido desde 2011 y volverá a pasar en 2014, para el que la concesionaria tiene previsto un incremento del 1,85% de media en las tarifas. El progresivo encarecimiento de la vía que vertebra Galicia de norte a sur --que tocó techo el pasado año con aumentos del 3,29% en enero y del 7,5% en julio, al que hay que añadir la subida del IVA en septiembre del 18 al 21%-- ha provocado que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (PP), reclame de nuevo el traspaso de competencias al Gobierno gallego para negociar directamente con Audasa y frenar la escalada de precios que ha puesto en rebeldía a los usuarios.

Mientras los peajes suben y los beneficios de la concesionaria de la AP-9 descienden –gana 48 millones menos que en 2010--, los sueldos de la alta dirección de Audasa siguen en ascenso. La partida destinada al consejo de administración ascendía en 2010 a 181.000 euros. En 2012 la cuantía se elevaba ya a 203.000 euros y este año experimentó un nuevo incremento.

Mejores sueldos pese a la crisis

Audasa ha ido deteriorando sus números año tras año a pesar de las compensaciones que desembolsaron Xunta y Ministerio por distintos conceptos. El balance es demoledor. Presentó unos beneficios en 2010, último ejercicio en el que rebajó mínimamente los peajes (0,07%), de 68 millones. La evolución de este ejercicio, sin embargo, deja a la concesionaria en unas ganancias no superiores a los 20 millones (ganó 9,8 en el primer semestre del año y aún no presentó el balance final de ejercicio). Cerca de 48 millones se han quedado en el camino.

En este periodo, la partida destinada a los miembros del consejo ha experimentado continuos aumentos. En 2010 era de 181.000 euros, al año siguiente subió a 186.000 euros, mientras que el ejercicio pasado se situaba ya en los 203.000 euros. La tendencia continuará, ya que en el primer semestre del año la alta dirección de la concesionaria, formada por ocho miembros, recibió 114.668 frente a los 103.572 del pasado año. De seguir una evolución regular, a cierre de este ejercicio alcanzará una cifra superior a los 229.000 euros.

Menos plantilla

Mientras las cuantías destinadas a la alta dirección suben, la plantilla de Audasa se ha ido reduciendo ligeramente. En 2010 contaba con 303 trabajadores, incluidos los directivos.

En 2011 se redujo el número de empleados ligeramente situándose en 270. A cierre del pasado ejercicio quedaban 248 trabajadores mientras que en el informe financiero intermedio remitido por la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en junio de este año, la plantilla se había reducido hasta los 234 trabajadores.

Suben los peajes, cae el tráfico

Audasa forma parte del Grupo Itínere y tiene como actividad básica la explotación de la AP-9 así como de sus áreas de servicio. Desde 2011 ha intentado corregir el descenso en los vehículos que circulaban por la vía con un aumento constante de las tarifas de peaje en la autopista de titularidad estatal, en concreto, del Ministerio de Fomento. Sin embargo, logró el efecto contrario.

En 2011, con una subida de tarifas del 1,47%, el tráfico descendió un 6,5%, pasando de una intensidad media diaria de 23.912 vehículos a 22.359, según consta en los informes remitidos a la CNMV. Los beneficios pasaron de 68 millones a 52,5 y la cifra de negocio se desplomó hasta los 144,9 millones, nueve millones menos que en 2010.

En 2012, el año de los tres incrementos, se repitió la situación. El tráfico bajó un 12,48% y los beneficios cayeron hasta los 30,9 millones (11,5 millones menos que el año anterior). La cifra de negocio se redujo desde los 144,9 millones hasta los 132,3 (11,6 millones menos).

Resultados en declive

Audasa explica en cada informe remitido al regulador que el deterioro en los resultados está provocado por el descenso en los vehículos que circulan por la AP-9 provocado por la crisis económica. Y matiza que el aumento de precios en los peajes le permitió mitigar el efecto negativo en su facturación. A sus ingresos hay que sumar también las compensaciones del Ministerio de Fomento y por peajes en sombra, que otorgaron a la concesionaria 51 millones desde 2010, según consta en sus balances de resultados.

Sin embargo, la tendencia negativa se mantiene y es especialmente acusada en el año que finaliza. Audasa presentó su informe intermedio hasta junio de 2013 con un beneficio de 9,8 millones, menos de la mitad que las ganancias del año anterior, cuando cerró el primer semestre con 22,3 millones en positivo. El tráfico volvió a descender casi un 12%, lo que invitó a una nueva subida en las tarifas a comienzos del nuevo año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad