Los administradores de Martinsa-Fadesa acabarán llevándose 30 millones

stop

ARANCELES DE LO MÁS LUCRATIVOS

Urbanización Costa Golf en Miño, de Martinsa-Fadesa

desde Madrid, 16 de septiembre de 2015 (14:47 CET)

La abogada Antonia Magdaleno, Ángel Martín y Antonio Moreno –estos dos en representación de KPMG y Bankinter, respectivamente– no olvidarán fácilmente el concurso de acreedores de la inmobiliaria Martinsa-Fadesa.

Cuando en unos años finalice la liquidación de activos de la empresa presidida por Fernando Martín, echarán cuentas para ver cómo su labor habrá sido remunerada con unos 30 millones de euros, a repartir a partes iguales entre los tres.

Seis millones para empezar

Cada uno percibió 6 millones de euros durante la fase común del concurso, la que se prolongó durante dos años, entre julio de 2008 y julio de 2010. Sumaron 1,5 millones más por cabeza durante la fase de convenio, entre julio de 2010 y marzo de 2011. Y serán cerca de 2 millones los que, dure lo que dure la liquidación, cobrarán por gestionar la venta de los activos.

Como en el caso de las fases concursales, las retribuciones durante la liquidación de activos quedan recogidas en un Real Decreto de 2004, tanto para el activo como para el pasivo.

1,5 millones por liquidar

Tomando los 1.250 millones de euros del valor de los activos a liquidar, cada uno de los  administradores percibirá 910.000 euros por alcanzar esos activos los 1.000 millones de valor, más otros 62.300 euros correspondientes al porcentaje del 0,025% por los restantes 250 millones.

A esos 970.000 euros de retribución por los activos a liquidar, KPMG, Bankinter y Magdaleno sumarán aranceles por los casi 7.000 millones de euros de pasivo. En torno a unos 300.000 euros por cabeza. O sea, otros casi 1,5 millones de euros en esta fase de liquidación para cada uno.

Acompasar ventas para evitar tensiones de tesorería

En el auto de liquidación del pasado mes de marzo, Pablo González-Carreró, magistrado titular del juzgado mercantil 1 de La Coruña, pone de manifiesto que la retribución máxima durante la liquidación no podrá exceder el 90% de la obtenida en la fase de concurso. Además, añade el juez, que esas percepciones deberían acompasarse a las ventas de los activos, de manera que no se produzcan tensiones de tesorería.

Y cómo van las ventas. Pues de manera tranquila. En los seis primeros meses, los administradores concursales y el juez dieron el visto bueno a la adjudicación de una primera remesa de activos.

La compuesta por 13 inmuebles (dúplex en Marbella, parcelas en Galicia y Madrid, y varias plazas de garaje), por las que se han recibido ofertas ligeramente superiores a los 6,8 millones de euros fijados por los administradores concursales.

Dúplex en Marbella

Los cuatro dúplex en Marbella se vendieron por 170.000 euros cada uno, mientras que por las fincas en Galicia se pagaron casi 4 millones de euros y otro 1,5 millones por el solar en el barrio madrileño de Montecarmelo destinado a la construcción de chalés.

El proceso de venta de inmuebles en adjudicación directa se completará mediante la constitución de los depósitos bancarios que garanticen la adjudicación de los activos y demás trámites precisos para realizar la transmisión final.

Ahora, a través de la página www.concursomf.webnode.es, los administradores han puesto en venta 33 lotes, con varios activos en cada uno de ellos (principalmente plazas de garaje, viviendas y suelo), localizados en Andalucía, Canarias, Madrid, Baleares y La Coruña. Se subastan por un precio mínimo de licitación de casi 19 millones de euros.

Primera gran puja

Los inversores tienen de plazo hasta el 8 de octubre para cumplimentar la oferta según el modelo establecido por los administradores, de acuerdo con las condiciones generales  establecidas.

Entre ellas, que el comprador asume todos los gastos, aranceles, tasas e impuestos que gravan la transmisión de los inmuebles, así como las comisiones de venta y los gastos derivados de la cancelación de las cargas, que las hay, y anotaciones registrales y las dimanantes del propio concurso.

Tras la recepción de ofertas, la administración concursal analizará durante una semana las ofertas más ventajosas para los intereses de los acreedores, y comunicará la decisión al ofertante que resulte adjudicatario, quien deberá realizar un depósito del 10% del valor del precio ofertado, a cuenta del precio final.

Recibos pendientes

La escritura de compraventa deberá realizarse antes del próximo 29 de octubre de 2015, abonando, mediante cheque, tanto el 90% restante del valor del precio de la oferta como los importes pendientes que pudieran existir, como recibos de comunidades de propietarios, suministros, impuestos como el IBI o la tasa de basuras.

Como este proceso, y a la vista de su importe, se tendrán que convocar decenas, por no decir cientos, de subastas en los próximos meses y años, hasta que se logre vender la totalidad de activos valorados en más de 1.200 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad