Los accidentes graves en el mar se elevaron un 32% en 2013

stop

Los sindicatos consideran que la fatiga acumulada es el factor clave para el repunte de siniestros, que superaron los 200 en los dos primeros meses del año

Imagen de archivo del Pesquero Mar de Marín | EFE

05 de abril de 2014 (15:53 CET)

Las últimos accidentes del Santa Ana y el Mar de Marín han puesto el foco sobre la siniestralidad en el sector marítimo que, en el arranque del año, se ha mantenido en un balance similar al de 2013 por número total de accidentes. En los dos primeros meses, los únicos datos que ofrece el Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral (Issga) sobre 2014, se computaban en el sector pesquero 227 accidentes, frente a los 220 de los mismos meses de 2013. De estos, en Galicia se habían registrado hasta febrero 11 accidentes graves, frente a los 13 del año anterior.

A pesar de esta estabilidad, hay que tener en cuenta que en el global de 2013 se experimentó un repunte notable de accidentes graves. El año pasado se cerró con siete siniestros mortales y 58 graves. De esta manera, se registró un aumento del 32% respecto al año anterior, cuando se produjeron 44.

Demasiada fatiga

Representantes del sector marítimo gallego apuntan a la "fatiga" y al "incumplimiento" de los descansos como algunas de las causas del aumento de accidentes en pesqueros, junto a factores como los "errores humanos".
Por ello, reclaman medidas como que se aumente la tripulación "mínima" exigida o que se realicen más inspecciones, como apunta en declaraciones a Europa Press el responsable de UGT-Mar en Galicia, Luis Figueroa

Formación


Sobre la formación de la tripulación, considera que hay cursos suficientes y cree que la solución para evitar más muertes de este tipo pasa por implementar medidas como "inspecciones de madrugada en los barcos para comprobar "que se cumplen las normas y los horarios".

"Igualar la pesca a la Marina Mercante, donde se es más estricto, hay comités de empresa y delegados de prevención a bordo", matiza. También propone incrementar "las tripulaciones mínimas" por barco para poder garantizar los descansos. "Si se hubieran incrementado las tripulantes mínimas, el 95% de estas muertes no se estarían lamentando", sentencia.

Luis Figueroa pide, además, al sector a anteponer su seguridad. "A lo mejor para incrementar estabilidad, hay que perder bodega --señala en alusión a las capturas recogidas--, pero antes están las vidas", insiste.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad