Jesús Domínguez, fundador de Textil Lonia e impulsor de Bimba y Lola, recibiendo la medalla Castelao / Xunta

Lonia gana un 30% más y apuesta por ser el ‘Inditex de los ricos’

El plan de expansión de la textil de los hermanos de Adolfo Domínguez diseña un crecimiento “por las ciudades del mercado del lujo en EEUU y Asia”

Casi más discretos que en imperio Inditex. Silenciosamente, Lonia, el grupo textil ourensano capitaneado por Jesús Domínguez (hermano del mucho más mediático Adolfo Domínguez), crece de forma rotunda. Lo hace a través de las marcas que comercializa, Carolina Herrera y Purificación García, y con la mirada puesta en el sector del lujo. En un tiempo en el que las grandes de la moda mundial apuestan por un retail rápido, de pequeñas tiradas con precios asequibles, Lonia prefiere la exclusividad. Así lo indica en las cuentas anuales del ejercicio pasado, remitidas recientemente al Registro Mercantil. “La sociedad continúa trabajando en su plan de expansión y globalización, basado en la exclusividad de sus productos y en una óptima distribución”, apunta. “En el plan de expansión se están potenciando las ciudades clave del mercado del lujo en las que Lonia ya estaba presente, intensificando su posición, fundamentalmente, en los mercados asiático y americano”, relatan en su informe de gestión.

Desde luego, a tenor de los resultados, el plan que está siguiendo Lonia está funcionando. Sus cifras no dejan lugar a dudas. En tan solo un año incrementó sus beneficios en un 30%, hasta rozar los 40 millones de euros y elevó su facturación en casi un 11% hasta los 290,7 millones de euros.

Resultados consolidados

La textil de la familia Domínguez solo formula estados financieros individuales, por lo que en sus cuentas no se reflejan los efectos de la consolidación de todas las empresas del grupo. Si bien en su balance anual, el resultado individual de la sociedad Textil Lonia del ejercicio 2018-2019 fue de 41,7 millones de euros (un 56% más que los 26,6 millones registrados en 2017), la compañía aclara que a ese resultado habría que restarle 2,7 millones por efecto de la consolidación, así como sumar 3,4 millones a los resultados obtenidos por la sociedad en febrero de 2018. De ahí salen los 39 millones de euros ganados por la firma ourensana en su último ejercicio y el crecimiento del 30%.

A cierre del ejercicio fiscal 2018, Lonia sumaba 537 puntos de venta, que distribuye en 70 tiendas propias, 363 corners en centros comerciales de El Corte Inglés y 104 franquicias nacionales e internacionales, además del canal de venta online con el que opera en 32 mercados, al margen del español. En estos puntos de venta, y en línea con su objetivo de captar a las rentas altas, Lonia está llevando a cabo “un significativo esfuerzo en la implementación de herramientas eficaces para el incremento de la venta por metro cuadrado, como el caso del clienteling, lo que contribuirá a consolidar su estrategia de exclusividad y de mejora en la experiencia del cliente”.

Expansión internacional 

Si bien España continúa siendo el primer mercado de Lonia, su crecimiento en el continente americano, territorio por los que ha decido apostar en su busca de las ‘ciudades del lujo’, es notable. Las ventas en el territorio español se incrementaron en cuatro millones de euros, hasta los 138 millones, lo mismo que el resto de Europa, donde, con un incremento similar, suma ventas por valor de 18,8 millones de euros. El crecimiento más significativo lo computa el América (con especial incidencia en México), donde sus ingresos se elevaron en un 31%, de los 69,1 a los 90,9 millones de euros. Asia, no obstante, fue el único gran territorio de implantación en donde anotó un leve descenso, al pasar de 43,6 a 42,6 millones de euros de facturación.

De las once filiales que la compañía de los hermanos Domínguez tienen repartidas por el mundo, seis acabaron el ejercicio con beneficios. Destaca especialmente la radicada en México, que acuñó unas ganancias de casi 4 millones de euros, seguido de la sociedad en Portugal, que obtuvo un resultado positivo de 2,4 millones.

Carolina Herrera continúa siendo, de lejos, su primera marca. La facturación de la enseña de la modista mexicana se incrementó hasta los 201 millones de euros (un 12,5% más), mientras que Purificación García lo hizo de forma más moderada. Su cifra de negocio creció en 6 millones de euros hasta los 89,3 millones de euros.

Aunque fundada y pilotada por los hermanos Domínguez, el grupo catalán Puig tiene un 25% en su accionariado. El restante 75% se divide a partes iguales entre las sociedades holding de los hermanos: Ver IV Proyects, de Josefina Domínguez; Altagracia, en manos de Francisco Javier Dominguez y Tapru, sociedad que pilota Jesús Domínguez y su mujer María. Hasta 2017 poseía acciones representantivas de un 22,5% del accionariado de la empresa, aunque el pasado año se hizo con el 2,5% restante.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad