Ganaderos arrojan leche en Arzúa (A Coruña) durante una protesta en 2012 / EFE

Leche Río alerta: la entrada de leche de Francia hunde los precios

Unións Agrarias advierte que llegan a España más de 30 cisternas diarias de leche a precios de derribo; el Gobierno solo se compromete a estar “vigilante”

Vuelven a saltar las alarmas en el sector lácteo, que encajó la llegada del coronavirus con un incremento inicial de la demanda, pero que ahora que la pandemia empieza a remitir teme la llegada de una nueva crisis por la entrada masiva de producto a bajo precio procedente de otros países, principalmente de Francia. De la preocupación de empresas y ganaderos dejó constancia la Xunta, que envió la pasada semana una carta al Ministerio de Agricultura pidiendo la convocatoria de la comisión de seguimiento del acuerdo lácteo para frenar la llegada de leche foránea con precios por debajo de los costes de producción.

España es un país deficitario en leche, consume más de la que produce, justo al revés que ocurre en Francia y Portugal. Si los excedentes de estos países inundan el mercado español, pueden provocar una reacción en cadena, estrechando los márgenes de la industria, dificultando que se cumplan los acuerdos de compra con los ganaderos y, a la larga, provocando que la renovación de los contratos con las granjas se haga a la baja. Esta concatenación de sucesos es la que se quiere evitar en Galicia, la mayor productora del Estado.

Leche Río reconoce la gravedad de la situación. El primer grupo lácteo gallego asegura que los márgenes en la fabricación de leche líquida han caído porque el precio de la materia grasa, que se utiliza para fabricar mantequiña, se ha desplomado. Señalan que está entrando en el mercado producto procedente de Francia a precios muy bajos, en torno a los 0,18 euros el litro, cuando la media en Galicia está por encima de los 0,32 euros. La primera consecuencia: “Las cisternas que tendrían que salir al precio medio gallego para toda la parte media de España, no salen”, explica Jesús García, directivo de la compañía.

photo 2020 04 21 06 29 07

Carmen Lence, consejera delegada de Leche Río

La apuesta de Leche Río 

“Es una especie de dumping”, apunta Carmen Lence, consejera delegada de Leche Río e hija del histórico empresario Jesús Lence, fallecido el año pasado. La directiva pide al Gobierno que tome medidas para evitar que la situación se agrave. “Somos empresas que defendemos Galicia, que apostamos por recoger leche a las explotaciones gallegas, que pagamos nuestros impuestos aquí y que marcamos una diferencia por nuestra vinculación al territorio, colaborando desde hace muchos años con todo tipo de entidades sociales y deportivas”, dice.

Lence garantiza, en todo caso, que los contratos con los ganaderos van a cumplirse y que el grupo es “fuerte financieramente”. Antes de la pandemia, Leche Río hizo una apuesta por las granjas gallegas, pagando por encima de la media para fidelizar a los ganaderos y haciendo una apuesta a largo plazo con contratos de compra estables como parte de “la identidad” de la propia empresa. 

Llamamiento al Gobierno y a los consumidores

Unións Agrarias fue uno de los primeros en alertar de la entrada de leche a bajo precio desde Francia y Portugal, además de productos elaborados como quesos procedentes de Alemania. “Estaban entrando unas 30 cisternas al día, aunque ahora ya serán más”, dicen en el sindicato, donde explican que tradicionalmente era un producto que se iba a países lejanos, pero que ahora, ante los problemas en la red comercial causados por el coronavirus, ha tenido el acomodo más sencillo en España.

La entidad solicita al Ministerio de Agricultura y a la Xunta actuar en tres líneas: estar vigilantes ante prácticas de venta a pérdida y comercialización desleal; que se hagan públicos los CNR de entrada de la leche para conocer el origen; y hacer un llamamiento a los consumidores para que vean el origen de la leche y opten por el producto doméstico.

Reunión con el ministro

El ministro de Agricultura, Luis Planas, se reunió este lunes con Asaja, COAG, UPA, Cooperativas Agro-alimentarias y Unión de Uniones para poner en común las medidas tomadas para paliar la crisis generada por el coronavirus. También se habló de precios, si bien el único compromiso que hizo público el ministro fue el de estar "vigilante" ante cualquier situación anómala.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad