Lección de Copasa a San José: gana casi ocho millones en 2013

stop

La constructora ourensana mejora su resultado de explotación hasta los 21 millones de euros, frente a las pérdidas del grupo presidido por Jacinto Rey

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José, y José Luis Suárez, presidente de Copasa, junto a Ana Pastor

29 de julio de 2014 (23:56 CET)

Baño de realismo en lo más alto del sector de la construcción gallego. Las dos compañías de mayor dimensión, Copasa y el Grupo San José, siguen caminos tan dispares que los beneficios de una contrastan con los números rojos de otra, y donde el grupo ourensano firma incrementos en su cifra de negocio, la compañía presidida por Jacinto Rey retrocede en facturación consolidada. Son las dos caras de un mismo sector, que reflejan el dimensionamiento de la actividad, por un lado, como es el caso de Copasa, y la dura digestión del negocio inmobiliario de Parquesol, por otro, como sucede con la cotizada gallega con base en Tres Cantos.

Copasa, con menor tamaño que San José, cerró el 2013 con un beneficio neto de 7,8 millones de euros, prácticamente en la misma línea que el ejercicio precedente, cuando había ganado 7,9 millones de euros. Sin embargo, su resultado de explotación se fue hasta los 21,1 millones, frente a los 15,7 de 2012. En ventas, el crecimiento también ha sido constante para la constructora presidida por José Luis Suárez: 222,1 millones en 2013, con un alza del 6% sobre el año anterior. El fuerte de Copasa son, según indica la propia compañía, "la construcción y el mantenimiento de infraestructuras ferroviarias, la construcción y explotación de estaciones de depuración de aguas residuales y la construcción y el mantenimiento de carreteras". Es decir, el negocio de siempre.

Dos modelos muy diferentes


Frente a ese modelo, que desde Ourense ha llevado a una internacionalización constante a Copasa, el grupo constructor pontevedrés apura la digestión de la compra de la inmobiliaria Parquesol, con base en Valladolid. A falta de presentar los resultados del primer semestre, la comparativa del 2013 entre ambas compañías deja muchas evidencias al descubierto. Por ejemplo, Jacinto Rey firmó unas cuentas con un resultado después de impuestos de 155 millones en números rojos, mientras que su resultado neto de explotación muestra unas pérdidas de 161,4 millones. Tampoco la cifra de negocio de San José se salva: retrocedió hasta los 567,4 millones, con una caída del 13,5% sobre 2012. El contraste es, pues, evidente.

Copasa contaba al cierre de 2013 con un volumen de obra contratada de 714 millones de euros, lo que, según la propia compañía, garantiza "continuidad ininterrumpida de la actividad para, aproximadamente, los próximos tres ejercicios". Por su parte, San José asegura contar con 3.164 millones de euros de obra en cartera, con un crecimiento durante el año pasado del 63,7%. Incluso si tomamos como referencia solo el negocio constructor de San José, sin tener en cuenta la división inmobiliaria, los números lo dicen todo: facturó 427,1 millones, con un descenso sobre el 2012 del 14,8%.

Al margen de la muy dispar evolución, ambas compañías presentan algunas similitudes: tienen su sede social en Galicia (Copasa en Ourense y San José, en Pontevedra) y cuentan con un liderazgo muy definido, el de José Luis Suárez en Copasa y el de Jacinto Rey en el grupo cotizado. También, ambas, han llevado a cabo en los últimos años un proceso de internacionalización, que se salda con resultados muy dispares.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad