Las ventas de Pescanova descendieron casi un 28% el año pasado

stop

La compañía superó el concurso con un agujero de 2.237 millones y unas pérdidas de 719 millones, 72 millones menos que en 2012

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

27 de mayo de 2014 (23:27 CET)

Pescanova superó el concurso de acreedores la pasada semana después de cerrar 2013 con un agujero patrimonial que llega ya a los 2.237 millones de euros. Así se desprende de la comunicación remitida por su administrador durante la suspensión de pagos, Deloitte, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El pasado ejercicio, la compañía pesquera registró unas pérdidas de 719 millones de euros frente a los números rojos de 791,4 millones que arrojó en 2012.

A pesar de la ligera recuperación en cuanto a las pérdidas de la multinacional, en 2013 las ventas del grupo se resintieron especialmente. De los 1.465 millones sumados el ejercicio precedente se pasó a 1.063 millones, un 27,3% menos. El pasado año fue especialmente complicado para Pescanova y para su imagen. No sólo entró en concurso de acreedores, sino que una trama de ocultación de pérdidas y facturas falsas que todavía hoy se dirime en los juzgados salió a la luz provocando la dimisión de su histórico presidente, Manuel Fernández de Sousa.

El agujero patrimonial también se engrosó especialmente durante el año que duró el concurso. A finales de 2012 el desfase patrimonial era de 1.487 millones, 772 millones menos.

Revisión de las cuentas de 2011


En la comunicación remitida al supervisor bursátil, Deloitte también ha reformulado las cuentas de 2011. Entonces la situación de la pesquera ya era comprometida, y se encontraba en quiebra técnica, ya que su desfase patrimonial llegaba hasta los 701 millones de euros, mientras que las pérdidas se situaban en 260 millones.

Con esta revisión de resultados, la compañía da respuesta a un requerimiento de la CNMV, que pidió a Pescanova que remitiese y aprobase en junta de accionistas --como ocurrió la pasada semana-- las cuentas correspondientes al último ejercicio y el informe de gestión de 2011.

Las pérdidas individuales de Pescanova en 2013 fueron de 402 millones de euros, muy por debajo de los 569,9 millones registrados en 2012, según la comunicación que la propia Deloitte hizo el diciembre pasado debido a que las cuentas de ese ejercicio fueron revisadas ya que su no aprobación fue lo que motivó el estallido de la crisis de la multinacional con sede en Chapela.

Salida del convenio

Las cuentas de Pescanova se conocen días después de que el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra diese el visto bueno al convenio de Pescanova, con lo que se produjo su salida efectiva del concurso de acreedores. También la pasada semana, el consejo de administración del grupo, ya con sus facultades recobradas, aceptó la dimisión de Juan Manuel Urgoiti como presidente.

El convenio de acreedores ha dado el control de la compañía a la gran banca acreedora (Sabadell, Novagalicia, BBVA, Caixabank, Bankia, Popular y UBI Banca). Ellos serán los encargados de sanear las filiales internacionales y españolas de la compañía e inyectar unos 115 millones de euros para sanearla. No obstante, las previsiones son que no se retorne a la senda de los beneficios hasta 2017.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad