Las ventas de Altia en el extranjero se disparan un 72% en un año

stop

El mercado español crece un 57% pero pierde peso en la facturación global

Tino Fernández, presidente de Altia y del Deportivo de La Coruña | E.P.

26 de abril de 2014 (14:28 CET)

A las empresas tecnológicas se les presupone un constante proceso de renovación y cambio. Más todavía en circunstancias adversas, como las propiciadas por la crisis económica. Altia, esa máquina bien engrasada que tutela el presidente del Deportivo, Tino Fernández, ha encontrado buenas soluciones a la adversa coyuntura más allá de las fronteras españolas.

Las ventas del grupo tecnológico en el extranjero crecieron un 72% en 2013. Facturó casi tres millones más que el año anterior, hasta alcanzar los 6,96 millones de euros. El mercado internacional figura entre las líneas estrategias que dibujó la compañía en su plan de negocio para los próximos años. Tiene varias ventajas. Entre ellas, que tiene mejores tarifas por servicio y mejores plazos de pago. Se cobra más y antes.

Un 57% más en España

Pero recordemos que Altia vive tiempos dorados. Fue capaz de crecer un 59,6% el último año y sus títulos se revalorizan a paso de gigante en el MAB. Es lógico que su facturación en España también progrese adecuadamente, si bien la empresa reconoce en su informe de resultados que algunas de sus líneas tradicionales de negocio han sufrido el impacto de la crisis. Los servicios de consultoría tecnológica, por ejemplo, o el área de soluciones propias han encajado descensos, en parte, porque uno de los clientes, la administración pública, vive tiempos de recortes.

Así, la facturación de Altia en el mercado estatal se ha elevado un 57,6% en 2013, hasta los 38,3 millones, pero ha perdido algo de peso específico en el global. Si en 2012 suponía un 85,7% de las ventas, a cierre del último ejercicio se quedó en el 84,6%. Todo ello, pese al empujón proporcionado por la compra de Exis.

Hacia dónde vamos

Altia no oculta que estas proporciones están mutando y así lo recoge en su plan de negocio. Progresivamente, la compañía va desplazándose del sector público al sector privado, un proceso ya iniciado, entre otros motivos, por la escasa salud de la tesorería de las administraciones.

Del mismo modo, el mercado internacional está llamado a seguir ganando peso. Contribuirá decisivamente en este aspecto la adjudicación del Acuerdo Marco con la Oficina de Armonización del Mercado Interior de la Unión Europea. Altia tiene como socio a Informática El Corte Inglés en el contrato, que le supondrá unos ingresos máximos de 70 millones de euros en siete años. Ese es el mejor escenario para la compañía gallega, ya que OAMI puede decidir no ejecutar todo el presupuesto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad