Las tragaperras se levantan contra la Xunta

stop

Empresas de juego presencial denuncian que Galicia aplica las tasas más altas por máquina de todo el Estado

Máquina tragaperras

07 de diciembre de 2012 (21:43 CET)

Galicia cuenta con dos de las grandes empresas del juego de España: Egasa y Comar. Sin embargo, en la comunidad hay gran número de pequeñas y medianas empresas que también se dedican al sector de los juegos de azar. Sobre una treintena de ellas se agrupan en la Asociación Gallega de Empresas Operadoras (Ageo) que reivindica que la Xunta aplica una tasa fiscal a sus máquinas tragaperras que roza los 4.000 euros por terminal. La tasa más alta de toda España. Algo que, en tiempos de crisis, está derivando en cierres dentro del sector.

Según informan desde Ageo, cada máquina B (el nombre técnico de las conocidas como tragaperras) está grabada con un impuesto fiscal de unos 4.000 euros, una tasa elevada si se compara con las que se le aplica al juego online o que se le aplicará a las futuras terminales de apuestas deportivas que se instalarán en breve en la comunidad.

Las ventajas del negocio 'online'

La tributación que se le aplica al juego on line es del 10% sobre el win, es decir, sobre todo lo apostado descontando los premios. Esa misma tributación es la que se aplicará a las máquinas de apuestas deportivas. Los empresarios de operadoras de juego presencial piden a la Xunta que igualen sus condiciones con las del juego online, teniendo en cuenta que ellos han sido “mucho más perjudicados por la crisis”. Argumentan que muchas otras comunidades, como Valencia, ya han tomado medidas en este sentido y han reducido la fiscalidad de las tragaperras.

“En la actualidad, la bajada considerable de la hostelería y estas tributaciones están afectando seriamente a todas las empresas del sector. Según un reciente estudio, hay más de 1.500 licencias de máquinas en baja temporal, ya que con lo que se está recaudando ahora, no alcanza para pagar las tasas. Muchos empresarios están poniendo dinero de su bolsillo”, indica a Economía Digital Serafín Portas, el presidente de Ageo.

Cierres y absorciones


“Pedimos a la Xunta que nos aplique una bajada y que a las tasas de las máquinas se les pueda aplicar un devengo trimestral. Ahora mismo están cerrando muchos bares. Si un bar cierra, la máquina que habías colocado allí ya no funciona pero, sin embargo, tienes que seguir pagando los 4.000 euros ese año”, indica Portas.

Según comentan desde el sector, la actual situación de las tasas de juego en Galicia está derivando no solo en el cierre de empresas, sino en una concentración de empresas, donde las más grandes acaban absorbiendo a los pequeños operadores. La situación es mala tanto para los pequeños operadores como para las grandes firmas que poseen casinos y salas de juego en la comunidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad