Las sociedades anónimas laborales denuncian sus problemas para conseguir financiación

stop

La empresa de Tui Nor Rubber, líder en el mercado mundial de los derivados del caucho, pero con problemas para conseguir créditos ha recibido una aval de 400.000 euros de la Xunta

02 de julio de 2012 (22:39 CET)

En tiempos de crisis, que una empresa sea competitiva no es garantía de éxito. Nor Rubber, en Tui, dedicada a la transformación de caucho y con clientes por todo el mundo, lo sabe bien. A pesar de que el año pasado facturaron siete millones de euros, los problemas con los que se enfrentan muchas veces derivan de la dificultad para conseguir créditos con los que afrontar pedidos muy grandes.

Explican que el ser una sociedad anónima laboral (SAL), tampoco les ayuda a la hora de conseguir financiación ya que para los bancos una entidad sin un empresario bien definido al frente "no da confianza".

Sin embargo, esperan que la situación se revierta ahora que la Xunta, a través del Igape, les ha concedido un aval de 400.000 euros que “garantiza y refuerza la viabilidad de la compañía y de sus trabajadores”. El conselleiro de Industria, Javier Guerra, insistió este lunes en que el Gobierno gallego está decidido a ayudar a las empresas con futuro pero que se encuentran con dificultades de financiamento.

Actualmente, Nor Rubber emplea a más de 100 personas y está posicionada como una de las primeras empresas de fabricación de productos derivados del caucho a nivel mundial. Sin embargo, los problemas de circulante se han convertido en una piedra demasido grande en el camino.

Contrato con Armón

“A estas alturas del año tenemos ya unos 4 millones comprometidos en pedidos. Creemos que podremos superar la cifra de año pasado pero, a la hora de conseguir créditos para las materias primas y la producción se nos hace muy difícil”, explica Javier González, el director económico de la empresa.

Ahora mismo, Nor Rubber acaba de firmar un trabajo con los astilleros Armón para realizar las defensas de unos remolcadores que se irán a Panamá.

Fue la SAL más grande de Galicia

La Xunta ha destacado que una de las cuestiones que la motivó a ofrecerles el aval es el hecho del trabajo que generan en la zona de Tui. Los trabajadores de Nor Rubber no son de los que se rinden. En el año 2001 se hicieron con los mandos de la empresa y montaron una sociedad anónima laboral.

“Hasta hace poco fuimos la sociedad anónima laboral más grande de Galicia”, comenta Javier González, quien cree que a veces esta situación genera cierto reparo en inversores y bancos.

“Somos 123 socios y trabajando una media de 100. Intentamos siempre que nuestra plantilla se vaya rejuveneciendo por lo que sí es cierto que creamos trabajo en el municipio. Sin embargo, a veces el ser una SAL te trae algún problema a la hora de pedir financiación. A muchas entidades de crédito les da miedo que no haya una persona definida al frente, como si ocurre por ejemplo en cooperativas gallegas como Coren o Feiraco”, explica.

Otros casos

“Al principio cuesta, pero luego se va avanzando es como todo. Nosotros no nos hemos hecho ricos, pero vamos viviendo y eso vale mucho”, explica el director económico de esta empresa.

En estos momentos, 50 de los 70 trabajadores de la empresa Privilege, en Narón, han pedido ayuda a la Xunta para poder constituírse como sociedad anónima laboral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad