Las sicavs de los gallegos de Forbes ganan más de 40 millones en nueve meses

stop

Sandra Ortega y Luis Fernádez Somoza son los ricos de la comunidad que más han visto como se incrementa el patrimonio de sus sociedades de inversión en el tercer trimestre del año

Sandra Ortega y su marido | EFE

07 de noviembre de 2014 (20:44 CET)

Los millonarios gallegos son amigos de mover parte de su riquezas a través las sociedades de inversión de capital variables (sicavs) y, a tenor de los resultados del tercer trimestre, este 2014 no está resultando un mal año. Tan sólo los empresarios de la comunidad presentes en el ranking de Forbes de los 100 más ricos de España han engordado su patrimonio en más de 40 millones en nueve meses mediante estos vehículos inversores.

Las sicavs ofrecen una serie de ventajas fiscales sin enredarse con la complicada tarea de montar sociedades cartera en plazas de tributación blanda para rebajar impuestos. Funcionan de manera similar a un fondo de inversión. Tributan al 1% en su vida diaria, pero cuando se retira el dinero o se perciben dividendos, tributan en franjas que van del 21% al 27%, dependiendo del tamaño de la plusvalía.

Sandra Ortega, la primera

De los gallegos en la lista Forbes, la que cuenta con la sicav que mueve, con diferencia, mayor patrimonio es Sandra Ortega, heredera de la fortuna de su madre, la fallecida Rosalía Mera.

La mujer más rica de España, con una fortuna estimada de 5.250 millones de euros, posee la sicav Soandres de Activos. Con respecto al año pasado incrementó su patrimonio en 21 millones de euros. A cierre del tercer trimestre, según los datos remitidos a la CNMV, movía 397,3 millones de euros, 376,2 en diciembre del año pasado.

Su padre, Amancio Ortega, el hombre más rico de España con un capital de 46.000 millones de euros, llegó a contar con cuatro sicavs. Tres de ellas figuran como extinguidas en los registros de la CNMV, Gramela de Inversiones 2004, Keblar y Alazán. La cuarta es Dorneda de Inversiones, que incrementó su patrimonio hasta los 7,2 millones de euros, desde los 6,8 con los que cerró el pasado ejercicio.

De Jove a Fernández Somoza


Manuel Jove, presidente de Inveravante, es otro de los millonarios de la comunidad habitual en la lista Forbes de los 100 más ricos de España. Con una fortuna estimada de 3.000 millones de euros, es el octavo español más poderoso. Según los datos de la prestigiosa publicación, su patrimonio se rebajó en 900 millones desde 2003, cuando ocupaba el puesto de quinto más rico. Sus sicavs también han engordado en lo que va de año.

Doñiños de Inversiones acabó el tercer trimestre del año moviendo un patrimonio de 33,1 millones de euros, unos tres millones más de los que contabilizaba el diciembre pasado. Por su parte, Bourdet de Inversiones, otro de sus vehículos en capital variable mueve 11,5 millones, 500.000 euros más que nueve meses antes.

Luis Fernández Somoza, el ex dueño de Transportes Azkar también ha visto como sus sicavs crecen en lo que va de año. Cerca de 16 millones de euros se ha incrementado el patrimonio de Currelos de Inversiones y Guntín de Inversiones hasta septiembre. La primera mueve 95,2 millones de euros, frente a los 86,4 de finales del año pasado. La segunda registra un patrimonio de 100,6 millones de euros, frente a los 93,6 de 2013.

El empresario también ha escalado puestos en la lista Forbes. La publicación le atribuye una fortuna de 750 millones de euros y ocupa el puesto 53 en el ránking de los más ricos de España. El año pasado, con 600 millones, era el número 66.

La familia Freire


Entre los más ricos gallegos también se encuentran los hermanos Freire, propietarios entre otros negocios de Megasa y de Freire Hermanos. Forbes les estima un capital de 750 millones. La propiedad del histórico grupo familiar se la reparten hasta tres ramas de la saga: los Freire Arteta (José Enrique, Francisco Javier, Bartolomé y María Petra), los Freire Lago y los Freire Eimil.

Estos últimos están relacionados con la sicav Tietar de Inversiones, que acabó el tercer semestre del año con un patrimonio de 14,8 millones, 1,1 millones más de los contabilizados el diciembre pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad