Las sicavs de las grandes fortunas gallegas atesoran más de 700 millones de patrimonio

stop

El valor de los activos que gestionan se elevó en 28,3 millones desde comienzos de año

Sandra Ortega, José María Castellano, Manuel Jove y Fernández Somoza | EFE

17 de agosto de 2014 (23:07 CET)

Hay dos datos que invitan a pensar que las sociedades de inversión de capital variable (sicav) vuelven a estar de moda. El primero, que la CNMV recibió hasta junio 140 solicitudes para la creación de nuevas sicavs, de las que ya están en marcha alrededor de 70. El otro, más contundente todavía, que el patrimonio que manejan estas sociedades supera ya los 30.000 millones, tras elevarse en el segundo trimestre de 2014 en 1.300 millones, según los datos de Inverco.

Las grandes fortunas gallegas llevan tiempo manejando este instrumento de inversión, por el que han pasado y continúan estando Amancio Ortega o Manuel Jove. En la actualidad, también se podría decir que las sicavs gallegas cotizan al alza, ya que prácticamente todas han incrementado su patrimonio desde la entrada de 2014.

Sumando a las de Jove y Ortega, las de Luis Fernández Somoza, el ex presidente de Azkar, José María Castellano, Felipa Jove y Sandra Ortega, se alcanza la cifra de 707,8 millones de patrimonio, todo a gestionar por sociedades de inversión de capital variable. El total rebasa los 700 millones debido a que en los seis primeros meses del año todas registraron incrementos que en conjunto alcanzarn los 28,3 millones.

Ventajas fiscales

Las sicavs ofrecen ventajas fiscales sin enredarse con la complicada tarea de montar sociedades cartera en plazas de tributación blanda para rebajar impuestos, algo que tampoco evitan Rosp Corunna o Inditex o Textil Lonia. Pero tampoco ofrecen tantas ventajas como habitualmente se piensa.

Funcionan de una manera similar a un fondo de inversión. Tributan al 1% en su vida diaria, pero cuando se retira el dinero o se perciben dividendos, tributan en franjas que van del 21% al 27%, dependiendo del tamaño de la plusvalía.

Ortega y Jove

Pero lo cierto es que no son precisamente ahorradores del montón quienes generalmente las administran. Amancio Ortega llegó a contar con cuatro, tres de ellas figuran como extinguidas en los registros de la CNMV, Gramela de Inversiones 2004, Keblar y Alazán. La cuarta es Dorneda de Inversiones, que ha elevado su patrimonio a 7,1 millones, frente a los 6,8 con los que finalizó 2013.

José María Castellano, ex presidente de Novagalicia, también elevó el patrimonio de Carivega de Inversiones en 300.000 euros, hasta los 5,7 millones.

Las chicas mandan

También en esto son discretos Ortega y Castellano, porque quienes de verdad dominan el territorio de las sicavs son las chicas. La de Sandra Ortega, hija de Amancio Ortega y la fallecida Rosalía Mera, gestionaba un patrimonio en junio de 388,8 millones, según la información remitida a la CNMV. A lo largo del año se incrementó en 22,8 millones, impulsando a Soandres de Activos como una de las mayores sicavs del Estado.

Otra de las grandes es la de Felipa Jove, hija de Manuel Jove y vicepresidenta de Inveravante, como antes lo fue de Fadesa. Brunara atesoraba a comienzos de ejercicio un patrimonio de 147,9 millones. También ha aumentado, claro. En este caso, hasta los 150,9 millones.

Impredecibles Jove y Fernández Somoza

Manuel Jove, por su parte, maneja otras dos sicavs: Doniños de Inversiones y Bourdet de Inversiones, que han pasado por distintas fases durante los últimos años. Doniños contaba con un patrimonio de casi 70 millones en 2011, pero cayó de golpe hasta los 28,1 al año siguiente. La sicav volvió a retomar la senda de crecimiento habitual, situándose con un patrimonio de 33,3 millones a cierre de junio. Bourdet de inversiones, por su parte, estaba en los 11,4 millones, 200.000 euros más que a comienzos de año.

Tampoco tiene mesura el ex presidente de Azkar, Luis Fernández Somoza, que ha abierto el grifo para Currelos y Guntín, sus dos brazos en el campo de la inversión variable. La primera pasó de manejar alrededor de 2,3 millones de patrimonio en 2011 a los 9,3 que gestiona ahora. Guntín empezó en la misma cantidad, 2,3 millones. Está ya en los 101,3 millones. Parece que la apuesta inversora sigue al alza.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad