Las sicavs de las fortunas gallegas: menos y con patrimonio más bajo

stop

Fernández Somoza, Rosalía Mera o los Calvo Pumpido transformaron algunas de sus sociedades de inversión de capital variable en los últimos años, mientras que Ortega o Jove redujeron su número

Sandra Ortega, José María Castellano, Fernández Tapias y Fernández Somoza | EFE

13 de febrero de 2014 (21:41 CET)

Las sociedades de inversión de capital variable, la sicavs, fueron durante mucho tiempo el mecanismo preferido de las grandes fortunas para gestionar su patrimonio personal. Pagan un 1% del impuesto de sociedades y, de momento, parece que la intención del Ministerio de Hacienda es no tocar este parámetro, aunque sí fiscalizarlas para evitar que las adquisiciones buitre minen la recuperación económica. A pesar de todo, en los últimos años, los ricos gallegos han ido reduciendo su participación en estas sociedades. El patrimonio de las mismas también ha bajado desde los inicios de la crisis.

A finales del año pasado, en España se contabilizaban 3.006 sicavs, 25 más que a cierre del ejercicio anterior. No obstante, en 2008, antes de la caída de Lehman Brothers, se contabilizaban más de 3.350. Las grandes fortunas gallegas no han sido una excepción y, en los últimos años, han adelgazado sus sociedades de inversión de capital variable.

Ortega y Castellano

Amancio Ortega, el fundador de Inditex, poseía en 2007 tres sicavs, ahora ya extinguidas: Gramela de Inversiones 2004, Keblar y Alazán. No obstante, el hombre más rico de España no ha abandonado del todo estos vehículos de inversión. Según Voz Populi, el empresario se habría hecho con Dorneda de Inversiones, sicav que anteriormente estaba en manos de quien fue vicepresidente de Inditex, José María Castellano. En la actualidad, el número dos de la multinacional textil, José Arnau, es apoderado de esta firma, que cerró 2012 con un patrimonio de 6,3 millones, frente a los 9,1 que tenía cinco años antes.

A su vez, Castellano mantiene Carivega de Inversiones, que a finales del pasado año movía un patrimonio de 5,4 millones. Un 42% más que a cierre de 2012, cuando contaba con 3,8 millones, aunque muy por debajo de los 9,9 millones que gestionaba en 2007.

Los Jove

Manuel Jove, el presidente de Inveravante, también redujó considerablemente el número de sicavs con las que trabaja. En 2007 contaba con Baldaio de Inversiones, Bourdet y Doniños. El patrimonio de esta última ha descendido notablemente. En el segundo semestre de 2013 contaba con un capital de 30,2 millones, que en 2010 se elevaba hasta los 72 millones y hasta 87 en 2007. En el caso de Bourder, a cierre del segundo semestre del año pasado presentaba un patrimonio de 11 millones, frente a los 22 con los que cerró 2012. Jove se deshizo de Baldaio de Inversiones el pasado verano.

A Felipa Jove, la hija del presidente de Inveravante, también se la vincula con la sicav Brunara. En el segundo semestre de 2013 presentaba un patrimonio de 147,9 millones.

Fernández Somoza, viaje de ida y vuelta

También hay quien abandonó el territorio de las sicavs por corto espacio de tiempo. Luis Fernández Somoza, el que fue presidente del Grupo Azkar, convirtió hace dos años su sicav Ardizia, una de las de mayor patrimonio registradas en España, en una sociedad anónima convencional. No obstante, luego de este movimiento creó otras dos: Currelos de Inversiones y Guntín de Inversiones. Ambas manejan más de 78 millones.

Sandra Ortega, heredera de Rosalía Mera y mujer más rica de España según Forbes cuenta en la actualidad con la sicav Soandres de Activos. Es de las pocas cuyo patrimonio ha aumentado en los últimos años. En 2007 manejaba un capital de 338,5 millones de euros, mientras que en el segundo semestre de 2013 poseía un patrimonio de 376,2 millones.

En 2009, Rosalía Mera decidió convertir la segunda de sus sicavs, Breixo, en una sociedad de inversión libre. A finales del año pasado movía 203 millones de euros.

De los Calvo Pumpido a los Fernández Puentes


La familia Calvo Pumpido, propietaria de Conservas Calvo poseía la sicav Peto Inversiones que, no obstante, fue transformada hace poco más de dos años en una sociedad limitada al uso. También figuran como extinguida la sociedad Loupri, de José Manuel Loureda, ex presidente de Sacyr, y Caro Inversiones, de Fernando Fernández Tapias.

El naviero José Silveira Cañizares; el presidente de Zeltia, José María Fernández de Sousa, la familia Fernandez Puentes, ex propietarios de Corporación Noroeste o Josefa Ortega Gaona, ex consejera de Inditex son otras de las fortunas gallegas que, a pesar de todo, siguen apostando por este tipo de sociedades para gestionar su patrimonio personal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad