Las sagas empresariales gallegas designan herederos

stop

Ortega, Froiz, Collazo Mato o José Souto sitúan a sus hijos en la cúpula de sus sociedades

Flora Pérez Marcote y Marta Ortega en un concurso de Casas Novas

15 de septiembre de 2013 (03:38 CET)

Los cambios generacionales siempre llegan y las empresas, acostumbradas a planificar sus movimientos con antelación, se preparan para ellos. San José, Comar, Froiz o Adolfo Domínguez son algunas de las compañías gallegas que han comenzado a reordenar los puestos en sus sociedades de cara a encaminar lo que parecen futuros procesos sucesorios.

El mapa en Galicia está diversificado. Algunas de las sagas familiares del mundo empresarial parecen haber culminado ya con éxito el relevo, como en el caso de Finsa, Jealsa o A Nosa Terra. En otras, como en Inditex, la sucesión plantea todavía preguntas por resolver.

El caso de Inditex

Amancio Ortega, fundador del gigante textil y la tercera persona más rica del mundo, según Forbes, ha situado a comienzos de este año a su mujer, Flora Pérez Marcote, y a su hija, Marta, al frente de Grilse, la sociedad que gestiona la lujosa hípica de Arteixo. La primera es presidenta, mientras que Marta ocupa el puesto de consejera. Flora Pérez es también vicepresidenta de Pontegadea, el holding inmobiliario de Ortega y miembro del consejo de Inditex. Marta es, a su vez, vicepresidenta de Gartler y Partler 2006 desde hace cinco años, las sociedades a través de las que Ortega gestiona la mayoría accionarial de Inditex.

Hasta aquí el escenario es cristalino, pero está todavía por determinar el papel que jugarán Sandra y Marcos en la sucesión, hijos de Ortega y la recientemente fallecida Rosalía Mera y, por tanto, herederos de sus fortunas. Sandra Ortega, muy apegada a su hermano que sufre desde niño una discapacidad, se convertirá en accionista de referencia de Inditex como titular del 5% de la empresa que poseía su madre.

Movimientos en Froiz y Comar


José Collazo Mato, presidente del imperio de juego gallego Comar, también ha descubierto sus cartas. Al menos algunas de ellas. Uno de sus hijos, Julio Collazo Mato, fue nombrado en el último año y medio vicepresidente de numerosas sociedades del grupo, aunque en la mayoría de ellas ya figuraba como consejero. Es el caso de Comar Inversiones y Dirección de Empresas, Comar Rías Altas, Insular de Burgos, Comercial Electrónica Recreativa, S&V Seguridad, Apaga SA y Comar Coruña SL.

Según consta en el Registro Mercantil, Julio Collazo Mato pasó a ser presidente en octubre de 2012 del Casino Atlántico, una de las joyas de la empresa Comar situado en el centro de A Coruña. Otra hija de Collazo Mato, Dolores, también ocupa cargos destacados en otras sociedades. Junto a Julio es consejera en el Gran Casino de Aranjuez, la casa de apuestas y juego que posee Comar en Madrid.

También ha subido puestos en la empresa familiar María Froiz Prieto, hija de Magín Alfredo Froiz, propietario del grupo de distribución alimentario que fundó. Magín, hijo de un labrador de Lalín que se desplazó a Huesca a causa de la Guerra, tiene tres hijos, todos vinculados al grupo que creó tras hacerse con un pequeño supermercado de Pontevedra en 1970.

María, que estudió Administración y Dirección de empresas y trabajó en Deloitte, fue nombrada a comienzos de este año apoderada en Froiz S.A, Froiz Frutas y Verduras, Froiz Mar, Distribuciones Froiz y Froiz Congelados, según consta en el Registro Mercantil.

Problemas en la familia Jove


En las sagas empresariales gallegas también hay quien desanda el camino. Si lo habitual es que los hijos de los empresarios escalen puestos en la compañía para asegurar una sucesión tranquila, en la familia Jove ha sucedido lo contrario.

Ángel Jove González, uno de los hijos del presidente de Anjoca, Ángel Jove Capellán --hermano de Manuel Jove-- cesó a comienzos de este año en el cargo de consejero en tres de las sociedades de su padre: Anjoca, Inmobiliaria Reunida Coruñesa y Promoción de Suelos y Superficies. Según fuentes próximas a la empresa, la salida del hijo de Ángel Jove se debió a tensiones familiares.

José Souto deja espacio


Otro movimiento interpretable en clave sucesoria en las cúpulas de las grandes empresas gallegas tuvo como protagonista a José Souto, el empresario que fundó el grupo Tecam y que posee la promotora Invest Cos junto a Manuel Jove y José Collazo. Cesó su derecho como administrador único de una de sus inmobiliarias, Irta Gestión Integral. En su momento quedó al frente su mujer, María Cristina Catoira Rodríguez, fallecida. Irta ha sido, desde siempre, la inmobiliaria familiar de Souto, en donde han ocupado cargos sus propias hijas.

En la constructora San José también parece marcada la línea sucesoria. Jacinto Rey Laredo, hijo del presidente y primer accionista de la compañía, Jacinto Rey, ocupa desde 2009 la vicepresidencia del grupo, tras sustituir a Mesonero Romanos. Hasta entonces, Rey Laredo ocupaba la rama de construcción del grupo.

El modelo Finsa

Cuando se habla de relevo generacional en las compañías, en muchas ocasiones se pone como modelo a la maderera Finsa, que tuvo que lidiar con la muerte repentina de su presidente y consejero delegado Santiago García Baliña, conocido Tito Cambón, hace ahora cuatro años.

Tito Cambón diseñó un protocolo de sucesión que tiene como figura central el denominado consorcio de primos, una herramienta para mantener el equilibrio entre la propiedad y la gestión de la maderera. Los herederos, la tercera generación que tomó el control de la empresa, llevan años integrados en las distintas secciones del grupo, trabajando desde los escalafones más bajos hasta su llegada a la cima.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad