Las riñas entre Pedro J. y Casimiro dejan a 'El Mundo' sin director

stop

Casimiro García Abadillo “se va de vacaciones” hasta que el ex director deje de atacarlo en las páginas de su propio diario. La cláusula millonaria de Pedro Jota es clave en la pelea entre directores

Pedro J. Ramírez, ex director de El Mundo.

07 de noviembre de 2014 (12:34 CET)

Las disputas públicas entre el ex director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, y el director hasta este jueves, Casimiro García Abadillo, han dejado vacía la dirección del diario. García Abadillo anunció a la empresa editora su intención de dimitir si Pedro Jota no dejaba de atacarle en las páginas de su propio diario. El director, que oficialmente comienza sus vacaciones este viernes, podría no regresar si la empresa no resuelve el conflicto creado con el ex director que ataca al diario desde la trinchera de sus páginas pactadas, explica PR Noticias.

La empresa se encuentra en una encrucijada: no puede retirar las páginas a disposición de Pedro Jota en virtud del acuerdo millonario al que llegaron ambas partes pero el mantenimiento de Pedro Jota, ahora en posición de guerrillero periodístico contra la dirección de su medio, deja al diario sin capitán ni rumbo.

La indemnización

La salida de Pedro Jota, preparada en enero de este año, se firmó con un complejo acuerdo en el que la empresa y el histórico director acordaron un pacto de no agresión. El acuerdo contemplaba una colaboración semanal de Pedro Jota en el diario, un despacho y el cargo honorífico de presidente de “Aventura de la Historia”.

El ex director también se comprometía a no agredir a la empresa ni a montar un nuevo medio en los próximos dos años. Los allegados al director aseguran que la empresa deberá pagar una indemnización de 12 millones de euros en caso de incumplimiento. En los seis ceros de la cifra reside la razón por la cual la empresa sigue conservando los vínculos con el ex director.

La última batalla


La “salida temporal” del director es la última consecuencia de un pulso en el que Pedro Jota parece llevar ventaja. Hace pocos días, el mediático periodista desmentía que su salida de El Mundo fuese fruto de un acuerdo empresarial, tal como había asegurado García Abadillo en un editorial del diario.

“Primero te borran de la foto, luego se reescribe la historia. Las palabras 'acuerdo' y 'ceder' desvirtúan lo que pasó y engañan al lector”, explicaba el director en un Twitter. La asamblea de trabajadores, reunida esta mañana, pedirá calma a las partes y reivindicará la labor de los redactores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad