José Collazo, presidente de Comar, y José González, presidente de Egasa

Las reyes del juego: Egasa ya duplica el tamaño de Comar

stop

El grupo de José Collazo creció hasta los 107 millones de facturación, pero las inversiones de Egasa dispararon el negocio por encima de los 260 millones

en A Coruña, 25 de marzo de 2018 (04:55 CET)

Pasado un periodo de fuertes dificultades, cuando a la crisis económica se sumó a un proceso de mutación en el juego por el crecimiento del canal online y la llegada de las apuestas deportivas, los dos grandes grupos gallegos del sector sostienen 4.000 empleos. Es la cifra conjunta que se reparten Comar y Egasa, dos compañías que compiten en el mercado doméstico pero que han elegido modelos de expansión diferentes.

Es el grupo que dirige José González el de mayor volumen de negocio. De hecho, llama la atención que Luckia duplique la facturación del que antaño fuera el primer operador gallego. Las cifras que hicieron públicas ambas empresas, sin embargo, deja clara la distancia, con una cifra de negocio de 265 millones en 2016 para Luckia y de 107,7 millones para la compañía de José Collazo.

El salto de Luckia

Esto se debe en buena medida al crecimiento de la antigua Egasa a partir de 2014. José González creía entonces y aún sostiene a día de hoy que al grupo le falta tamaño para competir con los grandes. Así que se puso manos a la obra. Ese año compró cuatro casinos –en Bilbao, San Sebastián, Mallorca y Ceuta—al grupo vasco Nervión y, desde entonces, prosiguió con un fuerte ritmo inversor por la extensión de los salones de juego y por los desarrollos en Chile, una de las plazas de referencia para la compañía.

En 2015, Luckia alcanzó los 234 millones de facturación, frente a los 190 millones del ejercicio anterior. Comar ha sido más estable en su evolución, manteniendo un leve pero constante crecimiento año tras año: 99 millones en 2014, 101 millones en 2015 y 107,7 millones en 2016. La mejoría de los casinos, hasta nueve tiene en España, fue una de las piezas clave.

La solución de Comar

En el mercado español, pese a todo, Luckia está más implantada. Con excepción de Navarra --donde se prepara para entrar-- La Rioja y Ceuta, tiene presencia en todas las comunidades. Comar no está tan extendido. Sus 18 salones de juego se ubican en Galicia, Castilla y León y Asturias. Sus ocho bingos pisan suelo gallego, con excepción del de Salamanca; y el grueso de sus tragaperras, hasta 2.500 instaladas, se encuentran en Galicia, Castilla y León y Extremadura.

El negocio estrella del grupo - que también suma aparcamientos, concesiones, apuestas deportivas en alianza con Codere y canal online a través de ijuego.com—fueron siempre los casinos, nueve desplegados por el mercado español y otros 14 en República Dominicana. Justo cuando Egasa compraba a Nervión sus casas de juego, el negocio de los casinos experimentaba un fuerte retroceso por el decaimiento del tradicional modelo de juego, que opera además con unos márgenes muy estrechos: ruletas, black jack, póker…

Una de las soluciones que encontró Comar fue la reforma normativa de Esperanza Aguirre, que le permitió abrir en Gran Vía una sala adicional del casino de Aranjuez y que hoy se ha convertido en la instalación estrella del grupo, una de las más rentables del ramo en toda España. Una reforma muy similar es la que permite ahora a las dos compañías abrir una nueva sala en Galicia que se sumará a las de Casino Atlántico y Casino La Toja. Luckia lo hará en Vigo. Comar todavía no ha revelado su emplazamiento.

La solución de Egasa

Según los informes de la Dirección General de Ordenación del Juego, las cantidades jugadas en las mesas de casino (drop) ascendían a 1.800 millones en 2016, inferior a los 2.286 millones de 2008. Pero el escenario fue todavía peor, pues llegaron a caer hasta cerca de los 1.500 millones en 2013, para luego repuntar. Egasa no tenía tanta exposición en esta área de negocio, pues sus casinos se desplegaban en Latinoamérica y Croacia. Sin embargo, se metió de lleno en el negocio con las compras al grupo Nervión en cuanto vio un repunte y lo combinó con la expansión de sus otros negocios.

Básicamente, se trata de los Luckia Sport Café, los salones, las apuestas deportivas a través de Hat-Trick y el canal online, que ya venía desarrollando bajo el nombre Luckia. A esto se sumó un cambio de nombre y un esfuerzo promocional por la marca Luckia, que sustituyó a Egasa en 2016. Los números del grupo, con mucha fuerza en la instalación de máquinas --área en la que cuenta con Cirsa como socio--, respondieron. A cierre de 2016 sumaba más de 10.000 máquinas y mesas de juego, contaba unos activos de 328 millones y un ebitda de 43,2 millones.

Expansión internacional  

Tanto se parecen las áreas de negocio en las que operan Egasa y Comar como parecen diferenciarse sus estrategias de expansión internacional. La del grupo de José Collazo está consolidada. Tiene 14 casinos, todos ubicados en República Dominicana y bajo un formato similar. A través de alianzas con hoteles, como NH o Iberostar, abrió instalaciones de pequeño y mediano tamaño, pero que vienen reportando notables beneficios al grupo.

Egasa apostó con más fuerza por la inversión. En Chile, abrió en Copiapó un casino y hotel propios, con el establecimiento hostelero gestionado por la propia empresa. En la región chilena de Arica ha gastado ya más de 70 millones en la mayor inversión que se recuerda en la zona. Diseñó un complejo urbanístico con casino, hotel de 5 estrellas, bulevard, aparcamiento, torres de edificios, zona infantil, palacio de convenciones y hasta un club de surf. Está en pleno desarrollo, pero con el hotel y el casino ya en funcionamiento.

Entre Arica y Parinacota presentó en 2016 un segundo proyecto que está en tramitación y que supondría una inversión estimada de 1.300 millones a desarrollar durante 20 años. La macrourbanización con apartahoteles, centros comerciales, instalaciones deportivas y clubes sociales supondría elevar un 400% la oferta turística de la región.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad