Las recetas de Carlos Slim en A Coruña

stop

REUNIÓN EMPRESARIAL

Fainé, Slim, Alierta e Isla, en A Coruña

A Coruña, 06 de octubre de 2015 (23:00 CET)

Lección de sencillez por parte de la segunda fortuna del mundo. El escenario elegido ha sido el congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos, convocado en A Coruña por Isidro Fainé, su presidente. El mexicano Carlos Slim, un clásico de Forbes, ha desgranado su forma de entender los negocios en una animada charla con su competidor César Alierta, presidente de Telefónica. En opinión del magnate azteca de origen libanés, "es importante aprender de los errores propios, pero lo es todavía más aprender de los errores de los demás".

"En todas las empresas que se toman decisiones se cometen errores, pero la cuestión está en minimizarlos", ha asegurado el presidente de Telmex y de América Telecom. "La clave está que sean los menos posibles", ha señalado este martes en A Coruña. Para Slim, "es importante invertir, pero más todavía lo es reinvertir" cuanto se obtienen beneficios.

Inteligencia y honestidad

Sobre las crisis, el magnate ha detallado su constante apuesta anticíclica: "En las etapas de bonanza hay que aprovechar y capitalizarnos, para que cuando vengan las vacas flacas no tengamos que aplicar recortes". Y ha puesto como ejemplo el papel de los empresarios en la sociedad que "somos administradores y creadores de riqueza, pero temporales, no nos llevamos nada". Sobre la ética en el mundo de la empresa también ha dejado alguna perla: "La persona que es inteligente, aunque sea deshonesta, actúa con honestidad en los negocios".

El sistema educativo también ha ocupado parte de la exposición del magnate mexicano. "La educación es obsoleta, antigua. Es dogmática", ha espetado Slim, para quien "hay que pasar del texto al contexto".

Nuevo paradigma

Para Slim, son muchos los paradigmas que están cambiando, a pesar de que "todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y saben cómo hacerlo. No estamos viviendo una época de cambios, sino un cambio de época", ha dicho.

"Estoy convencido", ha asegurado, "de que estamos ante una nueva civilización, con un poder hasta ahora monolítico, que dejará paso a una mayor participación de la sociedad civil". En ese nuevo paradigma, ha circunscrito la transición del sector público al privado, "al que debe dejar paso. Los gobiernos cada vez van a ser más pequeños", ha pronosticado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad