Las pymes abanderan el regreso del textil deslocalizado

stop

Las pequeñas y medianas empresas apuestan por colecciones más reducidas fabricadas en el mercado nacional

14 de enero de 2014 (21:08 CET)

En la década de los noventa, la mayoría de industrias del textil producía prácticamente el 100% de sus prendas en España. Con la llegada de la deslocalización, el vuelco fue considerable. “Se pasó de encargarlo todo en el mercado nacional a hacerlo fuera”, explica Ángel Asensio, el presidente de la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon). Sin embargo, el sector lleva advirtiendo desde hace unos años que la producción está regresando. Eso sí, lo hace lentamente y, lo más seguro, es que nunca se recuperen las cotas de antaño. No son los grandes gigantes de la moda española, sino las pymes, las que en este caso están tirando del carro.

En Galicia hay ejemplos de la lucha de muchos talleres por volver a tener el esplendor de décadas pasadas. En Ordes, concretamente, ha nacido un proyecto empresarial que pretende “revitalizar” la industria textil gallega a través de la creación de una red logística y de comunicación con epicentro en la comarca.

El ejemplo de Ordes

Su promotora, la diseñadora María Almazán, pretende que Nodo Logístico de Ordes involucre a una veintena de talleres de confección para “relocalizar” en la comunidad la producción de destacadas marcas de moda. Las mismas que salieron fuera en busca de costes de producción más baratos y destruyeron el empleo que habían generado en casa.

Pero, ¿la relocalización del textil es una alternativa de empleo real? Los expertos en el sector aseguran que sí aunque tienen claro que, de momento, son las pequeñas y medianas empresas las que están haciendo más por la vuelta de la producción.

La apuesta de las pymes

Según los datos que maneja Fedecon, en los últimos años habría regresado a la Península un 18% del textil deslocalizado en el pasado. “Hay varias empresas que tenían el 90% de su producción fuera y que ahora encargan el 100% en España de nuevo”, explica Asensio. “Pero son las pymes las que realizan mayores demandas”, añade.

Una de las empresas más conocidas por mantener su producción al 100% en Galicia es la pontevedresa Florentino.

Las claves del regreso


Hay varios datos que han decantado la tímida vuelta del textil deslocalizado mayoritariamente a Asia. “Con la crisis, España se ha vuelto un país más competitivo. Además, en China está aumentando mucho la demanda interna, y el precio del transporte se ha disparado”, enumeran desde Fedecon.

Pero hay más factores decisorios. Al ralentizarse el consumo, las empresas textiles apuestan por tiradas más pequeñas. “Si la producción es de proximidad y una colección funciona bien se puede pedir más, mientras que si los encargos se hacen en el extranjero se tiene que pedir un stock más amplio”, advierten.

Concienciación

Pero sobretodo, desde el sector aseguran que “cada día hay mayor concienciación”. “La producción en el mercado nacional es un valor añadido, también para los clientes, que son mucho más conscientes”. De hecho, esta percepción llevó al sector a impulsar el pasado año un proyecto denominado . Un distintivo en el etiquetado que servirá para identificar las prendas producidas en territorio nacional.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad