Las protestas de la plantilla de FNAC en A Coruña, germen de movilizaciones en toda España

stop

Otras tiendas en el mercado nacional se sumarán a convocatoria de huelga de los trabajadores gallegos, que denuncian la precariedad laboral en el grupo

Interior de una de las tiendas de la Fnac en España.

18 de marzo de 2014 (22:06 CET)

Los trabajadores de Fnac en A Coruña han anunciado la convocatoria de una huelga indefinida todos los sábados a partir del próximo 22 de marzo. Se trata de una medida de presión adoptada debido a la situación de precaridad laboral que denuncian y al despido de una trabajadora que cubría la excedencia de otra empleada. No obstante, las movilizaciones no serán exclusivas de Galicia, y comienzan a organizarse en otras partes de España en donde la compañía francesa posee tiendas.

De hecho, la plantilla de Fnac en Murcia, situada en el centro comercial Nueva Condomina, ya ha anunciado que si un acuerdo no lo soluciona, el próximo sábado también llevarán a cabo una jornada de huelga que se repetirá las siguientes semanas debido al “trato injusto” que aseguran recibir por parte de la empresa. Del mismo modo, representantes de los trabajadores en la tienda de A Coruña –donde trabajan unas 50 personas-- aseguran que el siguiente fin de semana empleados de tiendas de Madrid, Barcelona, Bilbao, Zaragoza y Comunitat Valencia podrían secundar estas protestas.

Precendentes en la empresa


No es la primera vez que ocurre una cosa similar en la cadena que comercializa productos culturales. Hace aproximadamente un año la intención de la empresa pasaba por proponer un Erte (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) hasta 2016, así como acometer una bajada de salarios del 3%. Entonces la plantilla ya anunció una huelga, que acabó por desconvocarse ante la llegada de acuerdos.

En este momento no hay un expediente laboral sobre la mesa, pero los trabajadores aseguran que las condiciones laborales de la empresa son insostenibles. Según indican, recientemente, el grupo les habría comunicado su intención de retirarles el seguro médico, así como un plus salarial que, en la mayoría de los casos, suponía unos 50 euros al mes. “Es un recorte más en una plantilla con unos salarios muy bajos”, dicen representantes de los trabajadores de la tienda coruñesa. Con unos sueldos medios de entorno a los 900 euros por jornada completa, indican que una gran parte de la plantilla en toda España posee contratos parciales. “Por si fuera poco, los horarios varían por lo que es muy difícil poder compatibilizar con otro empleo”, dicen.

Polémica con los beneficios

Los representantes de la plantilla coruñesa sostienen que los beneficios del grupo crecen y que su percepción es que las ventas han aumentado. Lo cierto es que, en la presentación de sus resultados anuales en París el pasado febrero, el grupo reconoció que la tendencia negativa de ventas en España se corrigió en el último trimestre del ejercicio. Además, sus perspectivas, según dijeron, pasan porque este año el negocio de la cadena vuelva a crecer en el mercado español. No obstante, el grupo no acostumbra a desagregar los resultados nacionales, los presenta unidos con los de Portugal aglutinados bajo Fnac Ibérica. Esta división registró unas ventas de 654,4 millones de euros, un 4,2% menos que un año antes.

A nivel global, el grupo, que el pasado año entró en la bolsa francesa, anotó en 2013 un beneficio de 15 millones de euros, frente a los números rojos de 142 millones de un año antes.

Los trabajadores aseguran que los beneficios de la tienda de A Coruña crecen, y a respecto de la salud de la compañía en España recuerdan declaraciones del director de FNAC España, Marcos Ruão, en diciembre, en las que aseguraba que el grupo continuará con su inversión con la apertura de un nuevo formato de tiendas más pequeñas (en la actualidad suma 25).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad