Pilar Platero, presidenta de la SEPI| EFE
stop

Pilar Platero, presidenta de Sepi, dice que los contratos de Defensa con Navantia aseguran 7.000 puestos de trabajo en Ferrol durante diez años

en A Coruña, 20 de abril de 2018 (05:00 CET)

Con un plan estratégico pendiente de consensuar con los trabajadores, el estado emocional de Navantia ha pasado en un par de años del moderado optimismo a la exaltación de un próspero futuro, asentado en el grifo inversor del Ministerio de Defensa y en el contrato con Arabia Saudí. Pilar Platero, la presidenta de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), dueña de los astilleros públicos, intervino este miércoles en la comisión de presupuestos del Congreso donde, además de certificar que la Sepi entrará en beneficios este año, con 140 millones en ganancias, puso cifras a tan esperanzador porvenir.

Una de las más importantes afecta de lleno a Galicia. Platero señaló que los astilleros de la Ría de Ferrol reforzarán sus niveles de ocupación con la finalización del sexto BAM (buque de acción marítima) y la entrada en vigor del programa de las fragatas F110 para la Armada española. Este programa, de 4.000 millones, garantizará, según la presidenta de Sepi, 7.000 puestos de trabajo en Ferrolterra durante una década, entre los trabajadores de la propia Navantia, las auxiliares y otras subcontrataciones.

Esos son los números que maneja la más alta dirección de los astilleros públicos, a los que ayudaría decisivamente la contratación de las corbetas de Arabia Saudí, pues serviría para evitar el desvío de carga de trabajo desde Ferrol a otras instalaciones del grupo, como Cádiz.

Las cifras

Platero radiografía el estado de salud de Navantia, que necesitó una inyección de cerca de 500 millones de fondos públicos desde 2015 para cuadrar su tesorería, con los datos más positivos que tiene a mano:

- La carga de trabajo, la actual cartera de los astilleros, asciende a 1.680 millones.

- Navantia prevé facturar 1.590 millones este año, con un incremento de 383 millones respecto a 2017.

- La cartera de pedidos debería situarse en los 11.000 millones hasta 2022 por la entrada de los nuevos programas de Defensa y otros contratos previstos, como el de Arabia Saudí.

- Y lo lógico sería pescar alguna adjudicación más, pues la empresa está en la fase final en concursos en Australia, Estados Unidos, Canadá y la India.

Vuelco a la plantilla

El potencial de Navantia con estos contratos en el horizonte convive con la profunda renovación en los astilleros en base a un plan estratégico que está negociándose con los trabajadores. Además de la fundamental modernización tecnológica, la hoja de ruta tendrá uno de sus pilares maestros en el rejuvenecimiento de la plantilla y los planes de formación de los trabajadores, ya en desarrollo.

La plantilla de Fene tiene la edad media más alta de Navantia: 59 años

Pilar Platero dejó cifras demoledoras. La edad media de la plantilla de Navantia es de 54 años. En Fene se encuentran la plantilla más veterana, con una media de 59 años. Un 29% del personal, supera los 60.

La presidenta de Sepi explicó que los planes estratégicos que cuenten con el visto bueno de la comisión delegada de asuntos económicos podrán contratar sin límite de tasa de reposición en base a la ley de presupuestos, lo que permitiría mantener o incrementar el empleo.

Los errores de Navantia

Finalmente, Platero recordó que desde 2009, la profunda crisis que atravesó Navantia pulverizó el 50% de su cartera. La presidenta de Sepi insistió en que la carga de trabajo hasta 2022, esos 11.000 millones, es una previsión “ambiciosa pero realista”, y que los astilleros están preparados para afrontar cualquier trabajo que se demuestre rentable. “Lo que no vamos hacer es trabajar a pérdidas. Trabajar a pérdidas es lo que ha conducido a Navantia a la situación actual”, zanjó.

Hemeroteca

Navantia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad