Las políticas de Kirchner atemorizan al empresariado gallego

stop

La intervención de la viguesa Vieira podría frenar las inversiones en el país austral

Kirchner anuncia la expropiación de YPF

06 de septiembre de 2012 (21:05 CET)

El presidente del grupo gallego Vieira, Eduardo Viera, señaló este miércoles que la intervención de la filial argentina de la compañía por parte del Gobierno de la provincia de Santa Cruz “se entiende en un país donde la inseguridad jurídica es absoluta”. La afirmación no ha caído en saco roto y varias instituciones se han hecho eco de la “preocupante” situación legal en la que operan las empresas gallegas con inversiones en el país austral.

En la Cámara de Comercio de Vigo creen que el caso de Vieira establece “un marco normativo específico” para la empresa gallega, en una actitud contraria al carácter general de las leyes, “que deben ser de aplicación para todos”. “El estado de derecho no significa que los gobiernos puedan hacer lo que quieran, sino que su actuación debe someterse al derecho”, aseguró José Manuel García, gerente de la institución.

En este escenario de creciente inseguridad, se especula con que empresas podrían frenar las inversiones en el país argentino, ya previamente devaluadas por la crisis económica. De hecho, en la Confederación de Empresarios de Pontevedra reconocieron en su momento que varios proyectos de compañías gallegas en Argentina estaban “paralizados”, a la espera de que se ofrezcan garantías jurídicas para sus operaciones en el país.

“Lo cierto es que la legislación que se dirige ex-profeso a actuar sobre una empresa en concreto debe preocuparnos. Es muy probable que este tipo de normativa introduzca importantes factores de distorsión”, explica García.

Entre las empresas gallegas que operan en Argentina están Pescanova, Fandicosta o el grupo Pereira, en el mismo sector que Vieira.

Normas estables

Las inversiones en el país austral han mermado debido a la crisis económica, pero también por el temor a las políticas de Cristina Fernández de Kirchner, sobre todo, tras la expropiación del 51% de la filial de Repsol, YPF.

En la última década, la entrada de capital gallego al país austral alcanzó los 650 millones de euros, pero estas partidas han caído drásticamente en los últimos dos años. Más allá de las razones económicas, los empresarios gallegos reclaman la necesidad de un marco legal estable para mantener el pulso inversor.

“Es fundamental la existencia de normas estables y predececibles, que no introduzcan condiciones para las desigualdades entre las personas ni vulneren sus derechos”, confirman en la Cámara de Comercio de Vigo.

Apoyos a Vieira

El secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco), Juan Manuel Vieites, también ha tendido la mano a Vieira. “Si quieren recabar apoyo, nosotros apoyaríamos", señaló.

Además, pidió al Gobierno argentino que no intervenga de manera negativa en la vida de las empresas. “Las administraciones entienden que deben dejar a las empresas en un mundo globalizado, excepto en casos particulares de algunos países", indicó.

Se sumó al apoyo la Confederación Galega de Empresarios, que consideraron una “mala noticia” la situación de Vieira y desearon “una pronta solución”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad