Las plantillas de Alcoa y Megasa elevan el tono de sus protestas y 'plantan' a sus jefes

stop

Los representantes de los trabajadores de ambos grupos rechazan reunirse con sus respectivas empresas, que pretenden acometer despidos tras su fracaso en la subasta eléctrica

Imagen de archivo de una protesta de trabajadores de Megasa Siderúrgica | EFE

A Coruña, 09 de diciembre de 2014 (23:59 CET)

Las plantillas de Alcoa en A Coruña y de Megasa en Narón están en una situación límite. Sus respectivas empresas han anunciado la apertura de expedientes de regulación como consecuencia de su descalabro en la subasta de interrumpibilidad celebrada el pasado noviembre por Red Eléctrica de España bajo las nuevas directrices del Ministerio de Industria. Para muchos, los anuncios de despidos de ambas compañías son una forma de presión al Gobierno para forzar una modificación de la normativa eléctrica para los grandes consumidores. Ante el comienzo de las negociaciones con la empresa, los trabajadores han decidido coger el toro por los cuernos, y tanto unos como otros, han plantado a la dirección.

Los primeros en hacerlo fueron los trabajadores de Alcoa en A Coruña. Este martes decidieron no acudir a Madrid. La cita fijada era para marcar el calendario y la composición de la comisión negociadora planteada por la empresa para la fábrica herculina y la de Avilés.

Alcoa se reafirma en el cierre

Sí acudieron los representantes sindicales de la planta asturiana que explicaron que la mesa estará compuesta por siete representantes de la factoría coruñesa y seis de Avilés, además de los representantes de la propia empresa.

No hubo sorpresas en cuanto a las intenciones de Alcoa. En la reunión, que duró unas dos horas y media, la multinacional entregó a los representantes de los trabajadores la documentación en la que explica los motivos del despido --que afectaría al 100% de las plantillas de las factorías de A Coruña y Avilés, con 400 trabajadores cada una de ellas--.

Protestas en A Coruña

En A Coruña, las actuaciones de protesta de los trabajadores han elevado el tono. La plantilla impidió ayer la salida de producción de la fábrica como medida de presión para evitar el despido colectivo. Se mantienen además, de forma ininterrumpida, concentraciones ante la planta, de ocho de la mañana a diez de la noche.

En la fábrica de Megasa en Narón, la situación es similar. Los miembros de la comisión negociadora de la siderúrgica también plantaron en la tarde de ayer a los representantes de la compañía en un encuentro al que había sido convocados a las cuatro y media de la tarde en un hotel de A Coruña.

Negociaciones en Megasa

A esa hora, los integrantes de esta comisión como representantes de los trabajadores se desplazaron hasta las instalaciones de la empresa, situadas en Xubia, en Narón, en donde aguardaron varios minutos. En vista de que en el lugar no aparecía ningún representante de la empresa, dedicada a la fundición y laminación de hierro, han decidido abandonar las instalaciones.

La decisión de no acudir al encuentro se había tomado horas antes. Desde la parte social no entienden el motivo de tener que trasladarse a otra ciudad, como A Coruña, distante unos 50 kilómetros, para abordar la situación de su empresa.

Los sindicatos aseguran desconocer, de momento, el alcance del expediente de regulación que pretende aplicar la empresa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad