Las pérdidas de Blusens llevan a Jove a salir de su capital

stop

La tecnológica y sus filiales arrastran resultados negativos desde hace varios ejercicios

Los socios fundadores de Blusens, Miguel Silva y José Ramón García / EFE

13 de junio de 2013 (01:18 CET)

No son buenos tiempos para Blusens, la tecnológica fundada en Santiago y que llegó a vender más MP3 en España que los gigantes del sector. Inveravante, el grupo empresarial de Manuel Jove, ha abandonado el capital de la compañía. Fuentes de la corporación explican que la operación, que se materializó hace unos días, responde al interés del empresario coruñés por centrarse en los negocios tradicionales en los que está presente. No obstante, las pérdidas en las que incurre la empresa de José Ramón García también han sido decisivas.

La salida del grupo de Jove de Blusens Technology se ha formalizado a través de una operación acordeón, con una significativa reducción de capital de 5,4 millones de euros, hasta dejarlo a cero. La posterior ampliación, de 109.995 euros, ha sido cubierta únicamente por los socios fundadores de la tecnológica compostelana. El empresario también abandona el capital de Blusens Global Corporation, la matriz del prometedor proyecto.

Varios ejercicios con pérdidas


La salida de Jove de Blusens generará un considerable quebranto al empresario, que en 2008 aportó 16 millones de euros al proyecto para hacerse con el 47,5% del capital social. Sin embargo, las últimas cuentas auditadas de la empresa gallega tampoco eran fuente de buenos presagios.

La compañía de José Ramón García lleva varios ejercicios acumulando pérdidas. Según se refleja en sus últimas cuentas anuales hechas públicas, en 2011 la compañía obtuvo un beneficio neto de un millón de euros en negativo. Su resultado antes de impuestos se elevó hasta los 1,4 millones en números rojos. Un año antes, ya registró pérdidas por valor de 904.316 euros.

“Disponibilidad de activos”


En la memoria del citado ejercicio, Blusens reconocía que la matriz de su empresa había incurrido en pérdidas. Aún así consideraba que no existían “dudas acerca de la continuidad de las operaciones de la sociedad y, por consiguiente, acerca de su capacidad para realizar sus activos y liquidar sus pasivos”.

“Existen diversos factores que reducen o eliminan la duda acerca de la capacidad de la sociedad para continuar con el normal desarrollo de sus operaciones, tales como la disponibilidad de activos financieros con capacidad para hacerse líquidos en cualquier momento”, indicaba la firma compostelana.

Filiales

Pero, no sólo Blusens Global Corporation arrojó pérdidas en sus últimos ejercicios. También sus filiales. Blusens Technology registró un resultado neto de 304.962 euros en negativo. Blusens Sudamérica SA tuvo unos números rojos de 169.358 euros, mientras que los de la filial mexicana se elevaron hasta 622.031 euros y los de Blusens Middle East a 618.839 euros.

Jove entró en el capital de Blusens en 2008. Adquirió una participación del 47,5% del capital social y realizó una inversión de hasta 16 millones de euros en función del cumplimiento del plan de negocio de la compañía tecnológica. Un plan que a la vista de los resultados no está siguiendo la senda marcada.

En Blusens desde 2008


El ex presidente de Fadesa se convirtió en el primer accionista de Blusens, aunque los dos socios fundadores, José Ramón García y Miguel Silva, ambos con un 26,25% del capital respectivamente, mantuvieron el control de la compañía a través de la sociedad Garcil (52,5%). La entrada de Jove se produjo en la época de mayor esplendor. Blusens aspiraba a entrar en 50 países y doblar sus facturación.

Inveravente Inversiones Universales y Arnela Capital Privado son las sociedades que han dejado los órganos de representación de Blusens. La salida del empresario se ha realizado precisamente unos días después de que se conociese que José Ramón García ha sido imputado por un presunto delito de fraude fiscal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad