Las municipales paralizan los nuevos casinos gallegos de Egasa y Comar 

stop

Las compañías esperan a la modificación de la normativa del juego anunciada en el proyecto de ley de medidas fiscales de la Xunta para poder poner en marcha dos nuevos establecimientos, que son rechazados por las empresas de recreativos

José Collazo Mato (Comar) y José González Fuentes (Egasa)

en A Coruña, 11 de mayo de 2015 (03:37 CET)

Galicia tendrá dos nuevos casinos, uno de Egasa y otro de Comar, los grandes gigantes del juego de la comunidad. Y los tendrá en base a la modificación de la ley 14/1985 que regula el sector en la comunidad. Así aparece recogida en el proyecto de ley de medidas fiscales que la Xunta presentó a finales del pasado año junto con los presupuestos.

No obstante, de momento, la presencia de dos nuevos casinos en la comunidad, complementarios a los que Egasa y Comar poseen, el primero en A Toxa y el segundo en A Coruña, no se antoja inmediata. Fuentes del sector de juego explican que, por el momento, "no hay noticia acerca de la modificación de la ley, por lo que las cosas se toman con calma". Para muchos, el proceso municipal paralizará durante un tiempo la posibilidad de que Galicia cuente con dos salas de juego más, una en la provincia de A Coruña y otra en la de Pontevedra, que funcionarán como una suerte de filiales de las ya existentes.

Sin localización definitiva en Vigo

"Se estudian diversas ubicaciones para un nuevo casino en Vigo, pero de momento, no hay ninguna definitiva porque hay que esperar a que se cambie la normativa definitivamente", explican fuentes cercanas a Egasa, que mantiene el casino de A Toxa al 50% con el gigante catalán del juego de Manuel Lao, Cirsa.

Este impás también da aire a los pequeños y medianos operadores de juego, que se posicionan en contra de los nuevos casinos. Según fuentes del sector explican a este medio, las empresas recreativas de la comunidad creen que, poner en marcha otros dos casinos en grandes ciudades (el interés de Egasa por Vigo es público desde hace décadas) generaría una situación de competencia desleal.

Guerra entre operadores

"Los casinos tienen unas concesiones distintas a las de una sala de juegos, como mayores premios u horarios, con lo que la puesta en marcha de otros dos establecimientos de este tipo en grandes ciudades gallegas causaría un grave perjuicio a los pequeños operadores", indican.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad