Las madereras mantienen el paro: “Las condiciones de Ence son inasumibles”

stop

Tras la reunión con la pastera, los proveedores han decidido continuar con el paro en las entregas “indefinidamente” y remitir por escrito sus exigencias a las compañías que bajaron los precios

La madera certificada aporta valor al monte y a las empresas

10 de mayo de 2014 (12:09 CET)

La primera toma de contacto entre Ence y sus proveedores, que suman ya varias semanas sin entregar eucalipto a la pastera, no logró acabar con el paro. Las empresas de aprovechamiento forestal que suministran madera a Portucel, Celbi y a la propia Ence seguirán sin realizar las entregas, una decisión que adoptaron cerca de 200 pymes de Galicia y Asturias contra la rebaja de precios impuesta por las pasteras.

El pasado jueves se reunieron con la compañía con plantas en Lourizán (Pontevedra) y Navia (Asturias) y este viernes se presentaron las conclusiones del encuentro en una asamblea, a la que también acudieron representantes de las asociaciones de propietarios. Aunque tanto Ence como sus proveedores se cuidan mucho de revelar datos que puedan perjudicar a la negociación, sí que se ha comunicado la decisión adoptada: “Ence ha hecho una propuesta que no se ajusta a nuestras expectativas, porque ha empezado a poner una serie de condicionantes inasumibles. El paro continúa de forma indefinida”, explicaron a este medio representantes de las madereras.

Las condiciones de las madereras

De momento, no hay fecha para nuevas reuniones pero, entre tanto, las empresas madereras han decidido pasar a la acción y remitir sus exigencias a Portucel, Celbi y Ence, las pasteras que rebajaron el precio que pagan por el eucalipto en 3,5 euros por tonelada.

Para retomar las entregas piden, entre otras cosas, que se vuelva a los precios anteriores al recorte. Pero, al mismo tiempo, son conscientes de la dificultad de hacer el camino de vuelta. Por ello, matizan, se pide que, de mantener a la baja las tarifas, se establezca un periodo de tiempo concreto. Básicamente, que se ponga una fecha tope a la aplicación de la rebaja.

Esta será una de las propuestas que remitan por escrito a las dos pasteras portuguesas y a Ence, que incluirá "unos mínimos irrenunciables".

Que nada afecte a las conversaciones

Por el momento, la vocación de las dos partes, al menos de Ence y sus proveedores, es mantener un clima favorable que no perjudique a la negociación que se acaba de abrir. Por este motivo, las madereras no han entrado a valorar el último comunicado de la pastera, aunque sí que han manifestado su desacuerdo.

En el texto, Ence explicaba que sus resultados, con pérdidas de 14 millones en el primer trimestre del año, se han visto afectados “por el incremento del precio de la madera, que experimentó un aumento cercano al 5% debido al anómalo movimiento de madera entre Galicia y Portugal para beneficio exclusivo de los intermediarios”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad