Imagen de archivo de Manuel Añón en la Audiencia Provincial por el pleito de los antiguos accionistas de Novagalicia contra el FROB / EFE

Las inversiones de Añón tras el desastre del Popular

stop

El empresario de A Laracha mantiene 17 millones en activos financieros repartidos entre el Sabadell, Telefónica, Faes Farma y fondos de inversión

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Imagen de archivo de Manuel Añón en la Audiencia Provincial por el pleito de los antiguos accionistas de Novagalicia contra el FROB / EFE

en A Coruña, 06 de noviembre de 2017 (06:00 CET)

Al exitoso empresario Manuel Añón, con un patrimonio estimado por Forbes en 325 millones, no le sonríe la fortuna en sus aventuras con la banca. El dueño de Hierros Añón está litigando por recuperar los 25 millones que invirtió en Novagalicia en la etapa de José María Castellano, cuando varios empresarios gallegos pusieron dinero para intentar reflotar la naufragada entidad, finalmente nacionalizada y vendida al venezolano Banesco.

“Nosotros hacemos inversiones, no suicidios”, diría en el juicio celebrado en A Coruña el empresario de A Laracha, a quien tampoco acompañó la suerte en la participación que conservaba en Banco Popular, heredada de su etapa como accionista de referencia del Pastor. La caída del banco liquidó más de doce millones de Añón en dos años, sin que la compañía, Hierros Añón, aclarara si vendió los 4,1 millones de capital que le quedaban a comienzos de este año antes de la resolución del banco.

¿Qué queda tras tan amargas aventuras? En realidad mucho. El que fuera socio de Epifanio Campo en el grupo siderúrgico que vendieron a la catalana Celsa mantenía activos financieros por valor de 16,9 millones a cierre de ejercicio, entre los que se contaban posiciones en la farmacéutica Faes Farma, en Telefónica o en Banco Sabadell.

Tras la caída de Novagalicia y Popular, la última inversión de Añón en banca es en el Sabadell

A esto hay que sumar una inversión de 7,9 millones en diversos fondos de inversión, apuesta que está saliendo rentable al empresario, pues consiguió una revalorización de 233.000 euros en el último año.

En la farmacéutica de origen vasco, Faes Farma, las acciones de Añón valían 1,38 millones a comienzos de año, si bien la evolución del grupo en bolsa ha sido negativa hasta agosto, cuando comenzó a remontar.

Banco Sabadell es otra de las apuestas del empresario, que también había tenido participaciones en Banco Gallego, la entidad que engulló el grupo de Josep Oliu. A cierre de ejercicio, las acciones de Añón valían 2,9 millones, tras experimentar un deterioro de 545.000 euros por la dinámica en bolsa de la entidad financiera.

Finalmente, Hierros Añón posee un put sobre acciones de Telefónica por importe de 4,8 millones. Esta opción equivale a derechos de venta por un precio determinado y hasta fecha de vencimiento, por lo que se utiliza cuando el valor tiene perspectivas bajistas, apostando por la caída en bolsa. 

Hemeroteca

Manuel Añón
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad